CANCUN DE MIS RECUERDOS

Benito Juárez García
(Quinta y última parte)

Por Alfredo Navarro

En la Alameda Central de la ciudad de México, se encuentra un monumento conocido como el Hemiciclo a Juárez, mandado levantar también por Díaz en 1910, quien nunca dejó de recordar la grandeza de quien en vida impugnó. A más de dos siglos de su nacimiento, su legado sigue siendo guía para los buenos mexicanos. Para Andrés Henestrosa: “Con Juárez los niños indios de todo el mundo, los huérfanos de la tierra, los esclavos, los negados de la razón y del alma ya saben que de nada se puede llegar a todo; que la acción vence al destino, que el amor a la justicia, a la independencia, a la libertad y la patria, obra milagros”.
Carlos Pellicer considera su vida ancla y vela de la nación mexicana: “Eres el Presidente vitalicio, a pesar de tanta noche lúgubre. La República es mar navegable y sereno si el tiempo te consulta”.
Escribe Gilberto Argüello (Medio siglo de vida independiente) acerca de la actuación política de Juárez: “Ejerció el poder en horas de emergencia nacional, encarnando la legalidad y la moralidad. Su principal tarea fue consolidar el poder estatal, para lo cual desplegó energía y habilidades sin par. Por eso mismo, fue implacable y despótico, inaugurando formas de acción gubernamental presidencialistas. Sin embargo, su honradez republicana, su patriotismo y su obra como fundador del Estado moderno, lo sitúan como uno de los más dignos hijos del pueblo mexicano”.
A pesar de que Juárez no fue el más brillante intelectual de los liberales que escribieron la epopeya de la Reforma y de la lucha contra el imperialismo francés, también fue un pensador profundo. He aquí algunos de los pensamientos del más destacado político mexicano de todos los tiempos: “No deshonra a un hombre equivocarse. Lo que deshonra es la perseverancia en el error”. “Mi deber es no atender a los que sólo representan el deseo de un corto número de personas, sino a la voluntad nacional”.
“El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley; la felicidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley; sólo debe distinguir al mérito y a la virtud para recompensarlos; al vicio y al crimen para procurar su castigo”. “Haya energía para cumplir la ley; esto bastará para que la nación se salve y sea feliz”.
“Si Francia, Estados Unidos o cualquier otra nación se apodera de algún punto de nuestro territorio y por nuestra debilidad no podemos arrojarlo de él, dejemos siquiera vivo el derecho para que las generaciones que nos sucedan lo recobre. Malo sería dejarnos desarmar por una fuerza superior, pero sería pésimo desarmar a nuestros hijos privándoles de un buen derecho, que más valientes, más patriotas y sufridos que nosotros, lo harán valer y sabrán reivindicarlo algún día”.
“Los gobiernos civiles no deben tener religión, porque siendo su deber proteger imparcialmente la libertad que los gobernados tienen de seguir y practicar la religión que gusten adoptar, no llenarían fielmente ese deber si fueran sectarios de alguna”.  “Los gobernantes de la sociedad civil no deben asistir, como tales, a ningún ceremonial eclesiástico, si bien como hombres pueden ir a los templos a practicar los actos de devoción que su religión les dicte”.
“La respetabilidad de un gobierno le viene de la ley y de un recto proceder y no de trajes ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro”   “Los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad; no pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes; no pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley le ha señalado”.
“La instrucción es la primera base de la prosperidad de un pueblo, a la vez que el medio más seguro de hacer imposibles los abusos de poder”.  “Formar a la mujer con todas las recomendaciones que exige su necesaria y elevada misión, es formar el germen fecundo de regeneración, mejora social. Por esto es que su educación jamás debe descuidarse”.  “El pueblo que quiere ser libre lo será.
Hidalgo enseñó que el poder de los reyes es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos”.  “No reconozco fuente de poder más pura que la opinión pública”. “Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada”. “La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad, su indestructible arma; la perfección posible, el fin a donde se dirige”. “Es imposible, moralmente hablando, que la reacción triunfe”. “No hay más arbitrio, por lo visto, que seguir la lucha con lo que tenemos, con lo que podamos y hasta donde podamos.” “Contra la Patria nunca tendremos razón”. “Nunca me he hecho ilusiones respecto al auxilio que pueda darnos Estados Unidos. Yo sé que los ricos y poderosos ni sienten ni menos procuran remediar las desgracias de los pobres. Aquellos se temen y se respetan y no son capaces de romper lanzas por las querellas de los débiles, ni por las injusticias que sobre ellos se ejerzan. Este es y este ha sido el mundo…
Los mexicanos en vez de quejarse, deben redoblar sus esfuerzos para librarse de sus tiranos”.
“Todo lo que México no haga por sí mismo para ser libre, no debe esperar, ni conviene que espere, que otros gobiernos u otras naciones hagan por él”. “El principio de no intervención es una de las primeras obligaciones de los gobiernos, es el respeto debido a la libertad de los pueblos y a los derechos de las naciones”. “Entre los individuos como entre las naciones, el respecto al derecho ajeno es la paz”. “Quisiera que se me juzgara no por mis dichos, sino por mis hechos. Mis dichos son hechos”. “En política, la línea recta es la más corta”. “Nada con la fuerza; todo con el derecho y la razón; se conseguirá la práctica de este principio con sólo respetar el derecho ajeno”. “Es dado al hombre atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios propios una virtud.
Pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará”.
Es así como rindo este humilde pero merecido homenaje a nuestro ex presidente  mexicano Don Benito Juárez García, y ojalá que sirva como recordatorio a todos los mexicanos y sobre todo a los políticos, en cuyas manos están las decisiones y destino de nuestro país. ¡Es tan fácil entender y comprender el significado del sentir de un mexicano que amó a su país! Quisiera que se me juzgara no por mis dichos, sino por mis hechos.  Mis dichos son hechos“. En la política, la línea recta es la más corta.
¡Ánimo Cancún! ¡Viva México!¡Viva Juárez!
Comentarios: langcun@hotmail.com
Visítenos en nuestra página: http://www.qrooultimasnoticias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s