Julián hizo promesas a la Iglesia y no le cumple ni al diablo

Por Lucía Osorio

CANCÚN.— Exige un grupo de más de 500 religiosos de 20 capillas de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, que el alcalde Julián Ricalde Magaña se faje los pantalones y cumpla con su compromiso de campana número 43, mediante el cual se comprometió a regularizar los predios y terrenos que ocupan las asociaciones religiosas en Cancún.
Cientos de feligreses juntaron sus manos y de rodillas, humildemente ofrecieron sus plegarias al Creador, y en particular rezaron un Padre Nuestro a fin que Julián Ricalde Magaña, doblegue su corazón y no los despoje de las capillas en las diferentes regiones populares, donde el objetivo en común es fomentar los valores familiares y erradicar las adicciones.
Con pancartas en mano, en señal de desaprobación de los actos vandálicos del Ayuntamiento de Benito Juárez, a través del personal de Desarrollo Urbano, reclamaron la destrucción de una capilla en las zona habitacional “Las Palmas”, donde sin motivo aparente destruyeron todo a su paso, además de hacer caso omiso a las explicaciones de quienes estaban a cargo del mantenimiento y cuidado del lugar.
Alfredo Martínez González, al igual que otros feligreses pacientes esperaron en los pasillos de la Comuna la respuesta del alcalde Ricalde Magaña, que sólo aceptó escuchar adentro de su oficina, a 10 de los 20 representantes de capilla que se manifestaron en el lugar. Mientras que en la Plaza de la Reforma, los coros y rezos de los fieles no se hicieron esperar, en tanto el alcalde tomaba una decisión respecto a su caso.
Nora Beatriz Noj Palma, Eliza Reyes Romero y Fátima Velazco Chay, indignadas reclamaron la posición indolente de la Comuna, que en lugar de ayudarlos por la falta de servicios públicos en Haciendas del Caribe, los afectan con las erradas posiciones que asumen, al pretender arrebatarles un espacio que ellos rescataron, aún cuando al parecer algunos no está municipalizados, ya que en el pasado sólo eran nido de malvivientes, donde incluso violaban a jovencitas.
Las mantas y las pancartas que sostenían niños, adultos y personas de la tercera edad, no sólo dejaron ver el enojo de los feligreses, sino también la desaprobación al gobierno de oposición de Julián Ricalde, al insistir algunos en sus letreros que así como el presidente municipal acudió a buscarlos en campaña para que le dieran sus votos, esperan que sea recíproco el apoyo, y no los deje solos “chiflando en la loma”.
Plantados en la Plaza de la Reforma por más de tres horas, inconformes por “La ley del garrote” que aplicó Desarrollo Urbano, los quejosos amenazaron con defender “con todo las capillas que están en pie”, en virtud de que las familias ahí representadas, no permitirán que se tire el trabajo que efectuaron, al anteponer cuestiones políticas y no el interés del pueblo.
Empero, el diálogo con el alcalde y las plegarias, no surtieron efecto, en virtud que Julián Ricalde Magaña se deslindó de cualquier acción a favor o en contra de los feligreses y sus peticiones, en virtud que no es la Comuna quien entrega los predios, sino la Ley de Asociaciones Religiosas la que marca la forma en que deben adquirirlos, luego que el Cabildo rechazó la petición de donación de los predios y áreas públicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s