Julián insiste en vender el patrimonio de los cancunenses

Por Lucía Osorio
CANCÚN.— La tensa situación que se vive al interior de la Comuna de Benito Juárez, por la insistencia del alcalde de vender el patrimonio público para saldar las deudas apremiantes, llevó al ex regidor y ahora precandidato al Senado, Raúl Arjona Burgos, a advertir a Julián Ricalde Magaña que sus acciones podrían generar un costo político tanto para él como para el PRD y repercutir en los próximos comicios federales.  
Desde el particular punto de vista del perredista, aquellas figuras políticas y perredistas que dejaron endeudado al ayuntamiento de Benito Juárez, no tienen la calidad moral para contender por una candidatura, ni siquiera en reclamar que no les aceptaran su registro, y con su actitud sólo demuestran que “No tienen vergüenza”.
Para Raúl Arjona, las dolosas acciones de los ex ediles, Latifa Musa, Jaime Hernández, Jaime Hernández e incluso el propio Gregorio Sánchez Martínez, están ocasionando un serio problema al partido amarillo, pero sobre todo a la Comuna, que enfrenta graves conflictos económicos, los cuales ahora quieren solucionar con la venta del patrimonio municipal.
Si bien felicitó a Julián Ricalde por el manejo de las finanzas, difiere con él en el hecho de que insiste en la venta de los terrenos de Malecón Cancún o en su defecto de Ecopark, ya que existe un convenio previo, en la administración anterior, que avaló el  actual Cabildo, de manera que la Comuna tendrá que solucionar sus problemas económicos de  otra forma.
Sin menoscabar la generosa recaudación que se tiene por concepto de predial y tramitación de permisos, el ex regidor vio como una alternativa echar mano de esos recursos, ya que la única forma en la que se podría  echar mano del patrimonio público es en un caso extremo, como la falta de liquidez para cubrir el pago de servicios y nómina, entre otras cuestiones catalogadas como prioritario. Aunque el compromiso de los regidores en la comuna es evitar a toda costa que se continúe vendiendo áreas públicas como se viene realizando desde  las últimas tres administraciones.
La voracidad de la pasada administración, en el periodo de Jaime Hernández Zaragoza considerada como la más corrupta, para el regidor es señal de lo que pude suceder sino se pone un freno, como la que se pactó en sesión de Cabildo, para no autorizar la venta de activos, si no existía una emergencia, como puede ser el hecho de no tener dinero para la nómina, el golpe de un huracán entre otros fenómenos naturales que pudieran presentarse, aunque los regidores tienen la facultad de modificar dicho acuerdo.
La insistencia del edil Julián Ricalde Magaña en vender para tratar de solucionar la crisis económica, no es válida para el aspirante al Senado, ya que su experiencia en el anterior Cabildo lo llevó a descartar cualquier quebranto financiero, al insistir que en la pasada administración lograron refinanciar las deudas y se globalizó un monto de mil 400 millones de pesos del que el gobierno tiene que pagar 15 millones de pesos cada mes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s