NUESTRAS CRISIS

Por Isabel Rodríguez

Es increíble que el mundo vive una crisis ya desde aproximadamente el 2007, muchos hemos resentido tales situaciones al ver que nuestro poder adquisitivo no es lo mismo y es que entre el declive de las inmobiliarias en Estados Unidos, aunado a los problemas financieros de países europeos como Grecia, Portugal, Irlanda y de último España que ha tratado de revirar su barco con demasiados problemas, pensamos que a nosotros esto no nos incumbe y que no nos afecta pero eso es mentira, hasta los más acaudalados que invirtieron en Dubai se han visto en aprietos perdiendo millones de dolares. ¿Qué nos queda a la mayoría que no tiene ingresos elevados?
Pero eso de la crisis aún en muchas esferas es cosas de sólo noticias “raras” pues no ven nada de cambios y eso lo podemos observar en los eventos que a nivel mundial se realizan y que arrastran a miles de personas a participar pagando boletos, hoteles y demás viáticos con tal de poder estar en “esa final”,”ese evento” de manera exclusiva. Por ejemplo cuando se jugó la final de la Eurocopa los comentaristas señalaron que llegaron 21 vuelos procedentes de Barcelona y por igual debe ser en otras circunstancias para ver el Abierto de Wimbledon de tenis y más adelante las Olimpiadas en Londres; en fin, me parece que las personas que viajan son afortunadas pero por desgracia hay un grueso de la población que no puede darse esos gustos, ¿será el destino? o más bien ¿será que nosotros forjamos nuestro destino pero simultáneamente el de esos desafortunados también?
No creo que sea justo echarnos la culpa de las condiciones de muchas personas en esta Tierra pero sí deberíamos de buscar los medios para que las personas puedan obtener una mejor calidad de vida, tal vez al crear algún programa que ayude a dar materiales de construcción, a impartir capacitaciones para que ellos mismo logren sus alimentos de mejor manera, en fin, hay muchos, muchos, algunos ya establecidos y otros por hacerse pero, no podemos sólo donar a una asociación sin antes corroborar que hay un manejo honrado y justo de nuestra donación sino, estaremos haciendo poco en bien de esas personas que no han tenido la fortuna que nosotros tenemos.
Ojalá pensemos que los actos buenos se hacen a cada momento y que nosotros podemos ser parte de esos mecanismos que ayuden el sufrimiento de otros. Y no olviden: “a mayores privilegios, mayores responsabilidades.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s