PROHIBIDO SUICIDARSE EN PRIMAVERA

Por Fernando Segovia

El día de ayer mi estimado amigo NETOLOPEZ me invitó por tercera ocasión a presenciar la puesta en escena de la obra de teatro en la que él participa, así que hice planes para ir, aunque otro excelente amigo me invito a una reunión de último momento, donde hablaría una bella “paloma”, lo cual me puso bien, pues ante la diversidad de lugares de origen de los presentes, dejo claro que para amar a Cozumel, no necesariamente hay que ser nativos.
Con el buen sabor de boca de esta reunión y con mucha prisa, ya que eran las 8:10 y la obra empezaba a las 8 el buen Anaya me dio un aventón al Museo de la Isla, subí corriendo las escaleras, me atravesé enfrente del escenario y me senté jadeando (maldito tabaco, me dejó secuelas) y mientras retomaba aire, empecé a ver la obra, para después irla disfrutando poco a poco.
Me encontré con una puesta en escena atrevida, quizás porque hay que estar muy atentos para no perderle el hilo y encontrar los cruces de la historia importantes. La misma es una especie de casa de campo, destinada para el suicidio, herencia de un hombre cuyas anteriores generaciones se había suicidado jóvenes y que él había roto el maleficio muriendo a los 70, por lo cual dejo su fortuna para este hogar, donde los pacientes eligen como morir.
Obviamente el hospital es manejado por un doctor, consciente de la naturaleza humana, y llegan una pareja de periodistas, quienes confunden la finca con un hotel pero al percatarse de lo que pasa, su olfato de investigación los hace integrarse al lugar, sin saber él, que su hermano es paciente y que le guarda resentimientos por ser el centro de atención y triunfador de la familia, que incluso tiene a la mujer que ama.
Hay una mujer, que atrapada en un cuerpo causado por los buenas viandas y el vino, se odia por ello. Una enfermera que es nombrada “rescatadora de almas” (evocando al buen OG MANDINO, con su trapero) y un simple empleado de banca, que desea morir ya que su amada, con la cual según él había recorrido el mundo y que era cantante de ópera ya no estaba a su lado. Nunca se imaginaría que su amor platónico arribaría al lugar, no para suicidarse, sino para lograr publicidad, con lo cual la mentira de los supuestos viajes caería. Sin embargo conoce la verdadera personalidad de su amada y la deja ir, pues no la soporta, aunque sus ojos le iluminan el alma.
Mientras tanto HANS (Neto López) va entristeciendo porque ve que su culto a la fatalidad se derrumba, ya que todos van entendiendo su yo interno y el suicidio ha quedado de lado y decide emigrar a un hospital donde la muerte acecha a cada rato.
Mientras Juan confiesa su pasión por la novia de su hermano, la confunde y ella decidí ir a su lado para compensar la soledad y el sufrimiento de este, pero él, más inteligente se la regresa a su hermano y es recompensado con el afecto de la sanadora de almas.
En la obra hay alguien que nunca pierde su locura y alegría, se trata de Cora la cantante de ópera y otro que jamás renuncia a la muerte y es HANS.
Felicito al director, a todos los actores y a aquellos que se atreven a educarnos a través del teatro, una cultura no arraigada en la isla, pero que con estas puestas en escena, poco a poco vendrá la adicción. Los invito, pues el próximo sábado habrá otra función, ocho de la noche y totalmente gratis (como me gusta jajajaja) y ya saben queda expresamente PROHIBIDO SUICIDARSE EN PRIMAVERA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s