CONFESIONES

La publicidad de los candidatos en Quintana Roo

Como es normal en épocas de campaña, los candidatos a cargos de elección popular usan la publicidad como una herramienta de promoción, misma que teóricamente debe contribuir a generar simpatías para su causa.

Sin embargo el abuso de esta, bien puede generar un efecto contrario, me refiero dos casos específicamente que llaman poderosamente la atención, porque evidentemente son un muy buen ejemplo de ello.

Primero el de Gregorio Sánchez Martínez, quien siendo candidato a diputado por el Partido del Trabajo, por un distrito en la ciudad de Cancún, aparece en toda la geografía del estado rebasando la circunscripción por la que compite.

Tratándose de Gregorio Sánchez, no se puede dejar de pensar que se trata de una cuestión de vanidad, suponiendo que la aparición de su figura en regiones en las que no puede ser votado, infiera fortalecer a sus compañeros de partido.

Sin embargo con sus antecedentes lo más probable es que en vez de brindar ayuda, lo único que consiga es por el contrario debilitarlos, más aun si se asume que la inutilidad de ocupar espacios promocionales sin efecto directo, es como ya decíamos, resultado de su personal jactancia.

Por otro lado, los anuncios en radio del candidato a una diputación en Cancún, representando al Partido Verde Ecologista de México, Remberto Estrada Barba, en los cuales ofrece al electorado como su principal activo su experiencia.

En este caso habría que preguntarse a que experiencia se refiere, toda vez que su imberbe carrera no sustenta la más mínima en ese sentido, sobre todo considerando que su única virtud, es la de ser amigo y compañero de diversión de Jorge Emilio González “el niño verde” cuando este ocasionalmente organiza sus interminables fiestas en Cancún.

Como apuntábamos al principio, en estos dos casos, hay una disparidad entre lo que se dice y lo que se es, una absoluta incongruencia que no puede ser vista como un argumento positivo, pero será finalmente la sociedad quien determinara el juicio respectivo.

La economía mexicana definitivamente pasa por un bache

El Gobernador del Banco de México Agustín Carstens, por cierto recientemente nombrado Presidente del Comité Económico Consultivo y de la Reunión de la economía Mundial, del Banco de Pagos Internacionales, reconoció que la economía mexicana transita por un bache.

Sin embargo Agustín Carstens, pronostico una importante recuperación de la misma a partir del segundo semestre de este año, sobre todo en base a las perspectivas derivadas de la recuperación económica en Estados Unidos.

Argumento cuestionable de acuerdo a las cifras que reportan que en ese país, a pesar del aumento de puestos de trabajo, el desempleo por su parte alcanzo el siete punto seis por ciento.

Es decir, que según el último reporte de la Secretaria del Trabajo estadounidense, la tasa de desempleo permaneció esencialmente sin cambios, por lo tanto no se puede hablar de un crecimiento real.

Por otro lado, para hablar de recuperación o crecimiento, se requiere de una mayor solidez en los argumentos, no solo apostar por factores externos que han sido tan variables, sin voltear a ver la situación local.

Nos referimos al informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía el INEGI, que señala un detrimento de la inversión de las empresas mexicanas, como de la polémica surgida del subejercicio del presupuesto federal.

Porque aun y cuando la Secretaria de Hacienda, acoto que este ronda solo en el tres por ciento, analistas expertos en la materia lo ubican en el treinta por ciento.

Como ya explicábamos en este mismo espacio anteriormente, el que el gobierno federal contraiga su gasto, provoca una desaceleración económica general en todo el país.

En ese mismo sentido, el Banco de México anuncio ayer que la tasa de interés interbancaria se mantiene en el orden del cuatro por ciento, claro que esta podrá modificarse de acuerdo a las presiones de la posición de otros países respecto de las previsiones inflacionarias.

De ser así el Banco de México, tendrá que ajustar su política monetaria para alcanzar la meta propuesta, de máximo un tres por ciento de inflación para cerrar este año.

Según el Banco de México, la reciente alza inflacionaria se debe principalmente, a una baja base de comparación, la actualización del índice de precios y circunstancias que afectaron la producción agrícola.

De cualquier manera la inflación podrá seguir una vertiente en aumento, en caso de que continúen los incrementos en las tarifas del transporte público en diversas entidades del país.

Por otro lado no se puede dejar de considerar que, la volatilidad del mercado cambiario también podría continuar como resultado de la inseguridad de los mercados, ante un posible cambio de políticas monetarias de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Agustín Carstens de quien no se pone en duda ni sus conocimientos y capacidad, siempre acostumbra a minimizar los efectos de eventuales crisis, así lo ha hecho en el pasado y por eso no sorprende que lo siga haciendo, aun reconociendo las complicaciones actuales.

Seguramente sus expresiones no son solamente un exceso de confianza, sin embargo de tanto que va el agua al cántaro, este termina por romperse, lo que infiere que ante las previsiones negativas, más que manifestar deseos alentadores, lo que hay que hacer son correcciones.

Empezando como ya decíamos porque el gobierno federal ejecute cabalmente su presupuesto sin mayor dilación, más aun cuando goza de un superávit fiscal, no solo para efectos de promover la actividad económica y fortalecer el flujo de circulante, también para limitar una escalada de precios.

Si bien es cierto que la economía mexicana ha sido capaz de soportar los embates de los fenómenos financieros mundiales, tan bien lo es que todavía no contamos con la solidez suficiente como para ser ajenos a esas crisis.

Independientemente de las formulas económicas, entre la teórica y la práctica, siempre los más recomendable es fortalecer el mercado interno, de alguna manera esa estrategia fue la que nos permitió sobrellevar los efectos de la crisis económica mundial.

Por tanto y a pesar de los efectos externos, es el gobierno federal el responsable de que México salga del bache económico por el que transita, al mismo tiempo de ser el principal interesado en hacerlo, no solo por una cuestión de responsabilidad sino de propio beneficio.

Comentarios: twitter@vazquezhandall

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s