CARTA AL PUEBLO DE MÉXICO

Por Eduardo Lara Peniche

 Estimados compatriotas, hermanos todos:

Ante las actuales condiciones por las que atraviesa la sociedad mexicana, me atrevo a escribir estas líneas que espero te inviten a reflexionar sobre la cruel y dura realidad por la que atravesamos todos los mexicanos de a pie, todos aquellos que vivimos de un salario, todos aquellos que por las condiciones laborales y económicas por las que atraviesa nuestro país han perdido su trabajo y se han tenido que refugiar en lo que los políticos llaman economía informal y que los economistas y grandes empresarios criminalizan, argumentando que no pagan impuestos.

Estimado compatriota, desconozco tus condiciones de vida actual, sin embargo, considero que al igual que muchos de nosotros, tu futuro económico no es nada seguro, puesto que con el raquítico salario, que muy probablemente recibes, no tengas oportunidad de ahorrar para que el día que ya no puedas trabajar tengas seguro tu sustento para vivir el resto de tus días en forma digna, producto de una serie de reformas a las leyes de nuestro país, aprobadas por los integrantes del Congreso de la Unión (Diputados y Senadores), quienes dicen ser nuestros representantes ante el gobierno en turno, pero que en realidad son serviles mercenarios de los intereses oscuros del gran capital que se ha apoderado de las riquezas del mundo, incluidas las riquezas humanas, como son la capacidad productiva, la creatividad, el ingenio, la inteligencia y la buena voluntad, las cuales imagino que posees, al igual que la mayoría de quienes en este país habitamos.

En esta misiva, comparto contigo una inquietud que me está lastimando todos los días, la cual no es otra cosa que el gran deterioro social al que los políticos corruptos, ambiciosos y desvergonzados nos han llevado durante mucho tiempo, más de 70 años.

Es cierto que la dinámica social del mundo se ha transformado, producto de los avances científicos y tecnológicos que en forma importante se han desarrollado a partir de la segunda mitad del siglo XX, sin embargo, esos mismos adelantos, supuestamente tenían como principal intención, mejorar la vida humana, situación que en la cruel realidad en que vivimos, es totalmente opuesta a la motivación de muchos de los científicos dedicados a la investigación y diseño de nuevas tecnologías en pos de una vida más placentera para el ser humano.

La pregunta obligada es: ¿por qué la mayor parte de los habitantes del mundo y de México en particular, vivimos cada día en peores condiciones?

La respuesta es muy compleja, puesto que los intereses de unos cuantos prevalecen por sobre las necesidades de la mayoría, esos pocos a los que me refiero, tienen nombre y apellido, son quienes desde sus curules, recibiendo carretadas de dinero en forma de salario, compensaciones y mochadas, aprueban que los intereses del gran capital propongan modificar nuestras leyes para beneficio propio y en perjuicio del pueblo, claro que con el contubernio del ejecutivo, quien está al servicio de los intereses internacionales por sobre los del pueblo de México.

Estimado compatriota, dejemos de perder el tiempo criticando las acciones, errores y hasta aberraciones que expresa Enrique Peña Nieto, puesto que sus burradas no son más que distractores para que el pueblo se ocupe de nimiedades, mientras los Diputados y Senadores traicionan al pueblo aceptando todo tipo de leyes que presentan los dueños del gran capital por medio del ejecutivo, claro que a cambio de jugosos cañonazos, que los envilece y nos perjudican, motivo por el cual, te invito a que a partir de ahora, dejes de criticar las barbaridades que Peña Nieto dice y te enfoques en el desempeño de los legisladores, quienes son los mayores traidores de la patria.

Los Diputados y Senadores, han aprobado reformas a las leyes del IMSS, del ISSSTE, del Trabajo y ahora nos aplican reformas constitucionales para limitar la educación pública, entregar territorio y riquezas naturales a extranjeros, así como implementar el aumento al IVA, así como aplicarlo a alimentos y medicinas, así que ya va siendo hora de poner un alto a los abusos y traiciones que cometen estos bandidos de cuello blanco, acorazados en el fuero constitucional, exijamos a estos parásitos sociales su renuncia, con fundamento en su comportamiento delincuencial y daños mayúsculos hacia el pueblo de México.

ES CUANTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s