JAURÍA

Por Marcos Chi Cahun

 Es indudable que el Partido Acción Nacional (PAN), de la actualidad no tan solo perdió el rumbo sino también la memoria de lo que en otros tiempos fue dicha institución pregonera de la democracia.

Y es que aun cuando no pudieron retener el poder gubernamental, hoy buscan por lo menos retener el poder interno del partido, para manejar los recursos que les da la Federación a través del Instituto Federal Electoral (IFE) y desde luego las candidaturas.

Hace algunas décadas atrás se presumía al interior de la institución, “o eres o no eres”, frase que ha quedado por demás obsoleta, pues de todos los que militan en la misma, ninguno es lo que antes presumía ser.

Veamos el caso concreto de la diputada Alicia Ricalde Magaña que al mas puro estilo que antes tanto criticó, siente que tiene la sartén agarrada por el mango, al creerse la mesiánica, salvadora, la que ha de sacar a su partido del abismo en que cayó, cuando lo cierto que más lo hunde, y que para consolidarse candidata única a la gubernatura, hará mancuerna con Ernesto Cordero que si bien es cierto fue el delfín de Felipe Calderón Hinojosa.

Por la otra parte tenemos a Josefina Vázquez Mota, que representa lo más rancio de la derecha conservadora y totalitaria del ex mandatario, digámoslo por así decirlo en menor grado pero al fin y al cabo también es calderonista, apoyada por el grupo contrario a la Ricalde Magaña, desde luego esto en referencia a la desgastada Patricia Sánchez Carrillo, enemigas en apariencia pero que por debajo de la mesa negocian la democracia interna y los votos de sus seguidores.

En tanto a Margarita Zavala, obvio es decir a quien representa, irónicamente mujer de convicciones firmes, la apoyan los que no quieren ni a Ricalde ni a la Sánchez, pero entonces ¿a qué jauría pertenece?, antes de proseguir todas las jaurías tienen como fin último aplastar a la máxima autoridad de la institución: la olvidada Asamblea. Ahora, continuando con lo anterior expuesto los principales promotores de la susodicha son el ex regidor de Lázaro Cárdenas Joselin Ávila Correa y la ex presidenta Trinidad García Argüelles, su amada esposa.

El cuarto en discordia para la dirigencia nacional, es Javier Corral, personaje que quizá podría hacer algo por rescatar a su instituto político del abismo en que se encuentra, lo lamentable de este último que carece de jauría y actúa solo, como el lobo estepario, solitario, y como el PAN se ha convertido en un partido de jaurías quien carezca de una manada, está condenado al olvido.

Este es el panorama del blanquiazul, que dista mucho de regresar al poder en tanto no dejen sus cruentas luchas al interior y que solo desacreditan a la institución ante un ciudadano desengañado al que le dejaron un amargo sabor de boca durante dos sexenios, triste y desolador para los pocos panistas que llevan en la sangre el ideario que les dejaran sus fundadores.

Alicia Ricalde Magaña, Patricia Sánchez Carrillo, Joselin Ávila Correa y Trinidad García Argüelles, no son los únicos que manejan al blanquiazul a su antojo, pero de los otros se hablará en otro espacio, ahora sólo se hace hincapié en cuatro personajes, sobre todo en Licha y Triny que buscarán la gubernatura a toda costa, mientras que Sánchez Carrillo buscará llegar al Congreso sea de la Unión o del estado, lo mismo da, no hace nada, en tanto a Joselin ni fu ni fa, este va para donde lo lleve su mujer, “ese sabueso con otro hueso”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s