CONFESIONES

Por Guillermo Vázquez Handall

 Contundente mensaje político del gobernador

La elección de José Luis Toledo como Presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, significa de suyo un contundente mensaje político del Gobernador Roberto Borge Angulo.

Como lo hemos venido planteando en este espacio,  desde la culminación del pasado proceso electoral, la definición de las ubicaciones implica la preparación y el sentido de los siguientes escenarios políticos.

Porque independientemente de la importancia de las posiciones y su responsabilidad y quienes las ocupan, en simultaneo se trata de la conformación de una estrategia.

Porque dada la cercanía personal del mandatario con José Luis Toledo, se entiende que esta designación infiere un proyecto político de grandes alcances porvenir, previamente diseñado.

Significa que el Gobernador está colocando las piezas en su tablero, para establecer el más absoluto control no solo de su régimen, sino de lo que será la preparación y orientación en el futuro, de su propio proceso sucesorio.

Pero además lo hace con los suyos, los más cercanos, lo que no solo fortalece al grupo que el mismo ha creado, sino que además le pone un rotundo alto a la operación anticipada de otros grupos, que abiertamente ya promueven a su propio candidato.

Esto no quiere decir que eso vaya a eliminar las intenciones de quienes en la reminiscencia del pasado, quieran fomentar la idea de que su aspirante es el más fuerte.

Que a través de la rumorología quieran construir una nominación materialmente por descontado, aunque eso de alguna manera es válido hasta un momento determinado, las definiciones políticas del Gobernador echan abajo sus pretensiones.

La elección de Raymundo King como Diputado Federal, de Fabián Vallado como Delegado de Sedesol y ahora sobre todo de José Luis Toledo como líder del Congreso, son la muestra más fehaciente de ello.

Más aun cuando como ya lo hemos comentado, el arribo de José Luis Toledo al máximo liderazgo camaral, presupone una nominación lógica para la próxima Diputación Federal.

De ser así como todo parece indicar, Chanito Toledo ya no solo tendrá materialmente en las manos la presidencia Municipal de Solidaridad, será por posición y derecho uno de los muy pocos integrantes de la lista del Gobernador, que es la única que importa, para sucederlo.

De tal suerte que si las cosas siguen ese rumbo, se hace evidente quien es él quien tiene el favor del Gobernador en los hechos, no en la imaginación de quienes se quieren aferrar al poder transexenal.

Si a eso le sumamos que en el círculo rojo presidencial, José Luis Toledo es muy bien visto y es permanentemente observado, se deduce por descontado que de ser propuesto en su momento, podría ser palomeado sin mayor problema.

Si bien es cierto que en el transito del tiempo muchas cosas pueden pasar y que antes de dar nada por descontado, el desempeño de los aspirantes tendrá que ser evaluado minuciosamente, también lo es que el Gobernador Borge, establece ya el camino y sus rutas.

No se trata solamente de los nombramientos, sino del sentido de los mismos y lo que implican, mensajes políticos contundentes, encaminados hacia un objetivo definido.

El falso acuerdo de los líderes magisteriales

La continuidad de las manifestaciones magisteriales el día de ayer, cuando se suponía que el regreso a clases en Quintana Roo se daría con normalidad, no obedece como pudiera pensarse, a una fractura del acuerdo al que habían llegado previamente con el gobierno del estado.

La realidad es que los diez y seis delegados sindicales que estuvieron aparentemente conformes con el mismo, solamente lo hicieron como parte de una estrategia.

Porque nunca fue su intención respetarlo, porque el movimiento local esta abiertamente infiltrado por la Sección XXII de Oaxaca y corrientes provenientes de Michoacán.

Sin embargo tanto oaxaqueños como michoacanos no dan la cara, se escudan en los comités de lucha, pero operan tras bambalinas y son los que abortan cualquier intento de arreglo con la autoridad estatal.

Convencen y en otras ocasiones presionan a supervisores, directores y delegados sindicales, a efecto de desconocer cuanto realice o proponga la dirigencia formal de la sección XXV local.

Incluso trascendió que presionan directamente a los maestros para que asistan a las manifestaciones, o de lo contrario les imponen multas económicas, mediante el riguroso pase de lista.

Bajo esta perspectiva lo que queda claro es que aún y cuando el gobierno muestre voluntad de negociación, los infiltrados de Oaxaca y Michoacán lo único que pretenden es la radicalización que obedece a sus intereses nacionales.

Por tanto el conflicto se traslada a Quintana Roo, cuando realmente este no es un problema de origen local, sino una parte de un todo que se multiplica, sin que eso exprese la realidad del sentimiento de la base magisterial.

Ahora bien no se puede negar que la intransigencia de la Secretaria de Educación estatal, Sara Latife Ruiz Chávez, no abonó a detener el problema desde el origen.

No porque su posicionamiento fuera estrictamente incorrecto, sino por el endurecimiento de sus actitudes y la ausencia de la sensibilidad necesaria, es decir que mas allá de los argumentos, lo que fallaron fueron las formas.

En la negociación política la máxima reza coloquialmente, que hay que estirar pero también aflojar, sin embargo el estilo que ha caracterizado a Sara Latife en todos sus encargos públicos anteriores, ha sido precisamente la premisa de la intolerancia.

Como antecedente hay que apuntar que desde su arribo a la Secretaria, Ruiz Chávez desplazo a los maestros que ocupaban desde hacía muchos años las principales posiciones administrativas y que tradicionalmente desde esa dependencia, mantenían el dialogo y el orden en el magisterio.

De tal suerte que entro a la lucha, sin capacidad de comunicación ni interlocutores, sola y sin ningún aliado, creando además un clima de incertidumbre que fue favoreciendo la inconformidad.

Circunstancia que con el paso del tiempo se acrecentó a tal grado, que alcanzo una importancia tanto o más trascendente que las propias demandas sindicales, de ahí que ahora el asunto se haya complicado tanto.

Siendo así, por un lado tenemos una abierta radicalización provocada por la infiltración proveniente de Oaxaca y Michoacán, cunas del conflicto nacional, cuyo único interés es mantener el caos y la cerrazón.

Como por otro lado una deficiencia de interlocución desde la titularidad de la Secretaria de Educación estatal, elementos que por supuesto infieren en la ansiada resolución del conflicto.

Comentarios: twitter@vazquezhandall

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s