ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

 ¡A qué mi Maderito tan ocurrente! Ahora tiene una propuesta de regular las marchas.

No pasará por su mente ni la de sus asesores que esto sería peor ya que mandaría las protestas a la semiclandestinidad o peor aún a protestas violentas, como lo fue en el pasado reciente, cuando no había los espacios para expresar el descontento.

Imagínese un tipo penal para las marchas, suena casi igual a lo que sucede con la marihuana, todo a la clandestinidad ¡nombre esos de la derecha sí que están tumbados del burro! Más retrógradas no pueden ser.

Las marchas son producto de varios factores, el más elemental es la falta de oficio político  de los que pretenden hacer cambios en las estructuras sociales.

Un servidor se pregunta ¿Acaso no podían haber negociado anticipadamente con la CNTE el acuerdo final que hizo posible su regreso a los estados y a las aulas? Por supuesto que sí, sí era posible.

En demasía encontramos opiniones en contra de los maestros y muy pocas de la incapacidad del gobierno de Peña Nieto, para prever un desenlace; ni modo la ausencia histórica de estadistas en México es lo que lleva a que por medio de la movilización social de los estratos más comprometidos con el país tengan que hacer uso de esas estrategias, para que se vean menos afectados.

Ahora viene el caso de PEMEX ¿Acaso no es posible perforar de uno en uno un pozo o construir de una en una una refinería con el capital de PEMEX?

¿Para qué las prisas? Esas prisas de intentar construir decenas de refinerías o de pozos, esa sería la presta, llevársela pian pianito, para no vender.

No existe razón alguna para que le regresen a los gringos la explotación petrolera.

Ni siquiera los fenómenos metereológicos como “Manuel” e “Ingrid” dan argumentos para que la riqueza oleica pase a manos privadas.

La obstinación de la administración de Peña Nieto y sus “secuaces” va a dar como resultado que la sociedad se movilice, es decir nuevas marchas y plantones.

Es en esa obsesión de privatizar en donde esta la raíz, el origen de las marchas por venir, en esa incapacidad de ser estadista, es decir, un estadista es aquel que ve por el futuro de una nación, de un estado y no sólo por el bien de unos cuantos.

No le busque tres pies al gato, a sabiendas que tiene cuatro, los provocadores y las provocaciones salen de Los Pinos, aunque se ordenan desde el país que tiene como bandera las barras y las estrellas.

Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s