Renuncia a Siresol Wilberth Esquivel, el protegido, amigo y socio de Julián

Por Luis Mis

 Wilberth EsquivelCANCUN.— Luego de las críticas del líder priísta Mario Castro Basto, para se excluya a los cabecillas de la paramunicipal Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol),  que operaron durante la administración de Julián Ricalde Magaña; por fin renunció el girector general, Wilberth Esquivel Zanoguera, luego de mantenerse 30 días en este nuevo gobierno.

Ante la vergüenza de tener en la presente administración a un funcionario cuestionado por sus malos manejos y presunto desvío de recursos bajo la complicidad del ex alcalde perredista, las actuales autoridades dieron punto final a un oscuro personaje que se va con una estela de corrupción a cuestas.

En su lugar fue nombrado Héctor Contreras en medio de una transición tranquila y ordenada, según Esquivel Zanoguera, quien no obstante fue objeto de duras críticas y acusaciones de desviación de recursos públicos a través de la paramunicipal, en contubernio con el ex alcade Julián Magaña, en las últimas semanas del gobierno perredista.

De hecho la ciudad se volvió un verdadero caos, con basura por doquier y olores nauseabundos, salieron a relucir adeudos a proveedores, los números rojos de la paramunicipal y el cierre de accesos al relleno sanitario por parte de volqueteros que habían sido contratados para trabajar en esa área con material sascab y como parte del tratamiento de la basura.

Esta situación fue la que hizo que  el dirigente del PRI, Mario Castro Basto, alzara la voz para cuestionar porqué se permitía que siguieran al frente de Siresol los antiguos funcionarios, a la vez que cuestionó su incapacidad para administrar los recursos que recaudó el Ayuntamiento por este concepto, los cuales aparentemente resultaron insuficientes, inclusive sugirió que se regresara al esquema de cobro de derechos por metro cuadrado de establecimientos comerciales, en vez de kilos.

Obviamente los señalamientos del líder priista dejaban entrever que se trató de un acto de corrupción, de robo de los recursos recaudados y pagos extraordinarios sin justificación que salían de la Tesorería para mantener el costo de operación de la Siresol, porque en el fondo se presume que fueron para los bolsillos de los encargados de la paramunicipal.

Quizá por ello Wilberth Esquivel se ha esmerado en señalar que se va satisfecho y dispuesto a aceptar todas las criticas que a su gestión correspondan,” cometí mis errores y mis aciertos, en general creo que el balance es positivo, así lo siento en lo personal”, sostuvo.

Sin embargo, cabe resaltar que cuando arrancó operaciones Siresol, se trabajó en un modelo de Manejo Integral que trascendió en resultados exitosos. Hoy hay un Organismo Público Descentralizado creado para combatir atender el problema de la basura y con un nuevo sitio de disposición final.

Asimismo se dejado una logística de recolección a través de 100 rutas diarias, aunque no se logró consolidar una cultura de reciclaje, reducción y rehúso de residuos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s