EL DERECHO DE SER SINDICALIZADO Y EL DERECHO A DEFENDER Y PROMOVER INTERESES LEGÍTIMOS

Por el Borrego Peludo

 No me pierdo en explicar conceptos pues a tiempo me recomendaron tomarlos de sitios de consensos en la red, y aquí están:

“Aún habiendo diferencias fundamentales de estructura y objetivos, se ha citado al gremio como precedente del sindicato moderno en cuanto a organización de trabajadores. Cuando dio comienzo la revolución industrial estaba prohibido que se realizaran asociaciones de los trabajadores y se calificó como delito penal. Esto se dio de los años 1776 al 1810. Por ello no existían los sindicatos. Después de este tiempo en varios países se dio la llamada etapa de tolerancia en donde se admitían agrupaciones de los trabajadores sin que estos influyeran en las leyes dictadas por el estado”.

“La época de tolerancia fue sucedida por el derecho sindical a finales del siglo XIX. El primer país que reconoció el derecho a la unión sindical fue Inglaterra, en 1824”.

“Desde los años 1950 y 1960 la historia sindical ha sido redefinida y expandida” … “en que comenzaron a prestar mayor atención a las condiciones sociales de vida y trabajo concreta de los trabajadores, así como los entornos sociopolíticos en que se desarrollan”.

“Un sindicato es una asociación integrada por trabajadores en defensa y promoción de sus intereses sociales, económicos y profesionales relacionados con su actividad laboral respecto al centro de producción (fábrica, taller, empresa) o al empleador con el que están relacionados contractualmente”.

Expuesto lo anterior cabría recordar que los sindicatos pueden tener variadas tendencias, desde ser oficialistas, o sea controlados por el empleador sobre todo cuando este es el Estado; amarillos, cuando generalmente sirven al empleador privado; anarquistas, cuando pretenden sustituir al estado; y muchas variantes más, entre las cuales no está ausente la de aquellos donde los líderes se forran de plata a costa de las contribuciones de los afiliados o las subvenciones privadas o estatales.

Ser sindicalizado es un derecho, defender los intereses del colectivo lo es también, lo versátil está dado por las muy variadas maneras de defender derechos.

En la vieja Europa los sindicatos han jugado un activo papel. Se dice que el “estado de bienestar” alcanzado es su principal obra, y quizás por eso ahora les acusan de ser corresponsables de la galopante crisis cuya “solución” parece ser la de los recortes y el regreso a ciertas formas de precariedad laboral.

Hay quienes sostienen que la lucha sindical no es suficiente para alcanzar una más justa redistribución de la riqueza, y hay los que opinan que ya en los países desarrollados no juegan ningún papel.

Sin embargo todo parece indicar que cuando son legítimos, dirigidos por líderes honestos, y suficientemente preparados como para conocer alcances y posibilidades, pues entonces y sólo entonces, son un interlocutor calificado, tanto para empleadores privados como para los estatales, y entonces y sólo entonces, se suele llegar a acuerdos justos, controlables, comprobables en su cumplimiento, y que sean útiles para todas las partes y toda la sociedad.

Yo dediqué muchos años al sindicalismo y no me arrepiento. Fue una verdadera escuela social.

Usted seguramente está sindicalizado, lidia con los sindicalistas de su negocio, o simplemente ignora al sindicato. Sea cual sea su posición lo importante es que al paso del tiempo no se arrepienta de lo que hizo, porque lo hizo bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s