Tras el Buen Fin aumentan los empeños

Por Luis Mis

 CANCUN.— Apenas acaba de pasar el “Buen Fin” y en vísperas de la temporada decembrina ya se distingue más ajetreo en las casas de empeño, a la par que también se han disparado los niveles de robos y asaltos a casas habitación, dejando en entredicho el papel que juegan estos negocios que hasta la fecha no se han regulado.

“Y es que esto realmente no es nuevo, los principales proveedores de las casas de empeño, son aquellos que te asaltan en las calles, que entran a tu casa a robar, que secuestran y toman como rescate lo que las víctimas tienen para ofrecer, aunque por lo regular es dinero en efectivo…, pues bien, el producto de esas villanías, por lo general terminan en las casas de empeño, ya que éstas no exigen facturas de la prenda que reciben – ¡ excepcionalmente alguna casa de empeño lo hace ! – y por lo general las valúan a bajo precio y los réditos son altos, de tal suerte que terminan quedándose con la citada prenda, desde luego que también hay personas propietarias legitimas que por apuros económicos acude al empeño, en ese orden el único verdaderamente certificado, es el Monte Pío o Nacional Monte de Piedad, consideró Patricia Sánchez Carrillo, ex subprocuradora general de Justicia en la Zona Norte del Estado.

La litigante expuso que ante este hecho, lo que se pudiera adquirir en las casas de empeño son más bien riesgos o ilícitos.

De hecho, esta necesidad para evitar más abusos en contra de la población que ocupan estas casas de empeño, no sólo no ha tenido eco entre los legisladores, sino que prácticamente se solapa el problema que radica principalmente en que este tipo de casas de empeño abren sin ningún tipo de garantía para el cliente, lo que ocasiona que cuando cierran lo hacen sin aviso alguno y se quedan con la prenda del pignorante.

Sin embargo otra situación que conlleva al funcionamiento de dichos negocios, es el alto índice de delincuencia entre robos y asaltos, se da justamente en temporadas tales como después de una campaña nacional, como el pasado “Buen Fin” o en vísperas de algún acontecimiento como la Navidad, ya que la forma de operar de estas seudo empresas, consiste en que abren en temporada vacacional alta y cuando termina de igual forma cierran sus operaciones.

En la última revisión de la Dirección de Licencias de Funcionamiento, se registraron alrededor de 53 casas de empeño que no concluyeron sus trámites ante el Ayuntamiento, pero siguen operando aunque desde un principio fueron consideradas casas de empeño “patito”.

Sin embargo la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en el estado tiene un registro de aproximadamente alrededor de 70 casas de empeño y a nivel Zona Norte, incluyendo Tulum y Playa del Carmen, llegan a casi 500 casas de empeño, de las cuales un 60% se instalaron durante las temporadas altas vacacionales.

Amén de la regulación inexistente para el funcionamiento de estas casas de empeño, de acuerdo a datos de la Profeco en el estado, las irregularidades principales que presentan las casas de empeño son: no respetar los plazos acordados, interés elevado, no hay garantía para la prenda empeñada y no cuentan con documentos para el funcionamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s