EL PIZARRIN

Por Eduardo Lara Peniche

 Herencia sindical

En el discurso político se asegura que para mejorar la “calidad” de la educación es imprescindible evaluar a los maestros, disposición mágica emitida por la OCDE para reducir el gasto social dicho sea de paso, sin embargo los ciudadanos sabemos muy bien que para reducir el gasto de gobierno lo que hace falta en México es eliminar la corrupción y la impunidad, las cuales representan la mayor fuga de recursos económicos en detrimento del bienestar y desarrollo de nuestra sociedad.

Nuestro país atraviesa por una severa crisis de ingobernabilidad, a pesar de que en el discurso oficial se insista en lo contrario. Varios sectores sociales se han manifestado ante las condiciones de inequidad, injusticia y abuso que desde las altas esferas del gobierno se fomentan y protegen mediante la represión contra quienes nos atrevemos a alzar la voz para exigir que las autoridades respeten los preceptos constitucionales que garantizan el respeto a la vida y la dignidad.

Muestra inequívoca de la irresponsabilidad de quienes tienen la obligación de hacer cumplir las leyes, procurando el bien social, es el comportamiento de las autoridades educativas del estado de Quintana Roo, quienes en total desprecio a los acuerdos firmados entre los representantes del gobierno y el comité negociador, insisten en mantener un clima de hostigamiento laboral, en el cual se incluyen acciones de amenaza y agresión, incluyendo la participación de elementos policiacos, específicamente en Cancún orquestados principalmente por dos personajes impuestos por la sección XXV en la Secretaría de Educación, el primero de ellos, Jorge Coral Coral, director de educación básica en la zona norte y Juan Gualberto Salazar Rosado, supervisor de la zona escolar 02 de escuelas secundarias técnicas, quienes obedeciendo órdenes del desconocido Rafael González Sabido y apoyados por la aún secretaria de educación, Sara Latife Ruiz Chávez, pretenden cobrar facturas a quienes han dejado en evidencia su incapacidad y ambición en la administración pública.

El ambiente de tensión en diferentes escuelas de Cancún es producto de la irresponsabilidad de esos personajes, quienes, apoyados por supervisores, directores y la jefa de sector primarias Aura Ancona, mantienen una persecución implacable contra todos los maestros, padres de familia e incluso alumnos, quienes se manifiestan contra la mal llamada reforma educativa, situación que ha provocado una nueva convocatoria de paro educativo en la zona norte del estado.

Las actitudes de prepotencia y abuso de poder por parte de Jorge Coral son conocidas en el medio magisterial desde que por medio de la imposición de la sección XXV del SNTE se le otorgó el cargo que actualmente ocupa; y para muestra, la escuela primaria “Eleuterio Llanes”, donde es directora su esposa, profa. Nidia Llanes Lara, se ha equipado con aire acondicionado a todas las aulas, se construyó el domo en la plaza cívica y las instalaciones escolares se mantienen en perfectas condiciones, a pesar de que muchas otras escuelas carecen de servicios básicos, como mobiliario, agua, corriente eléctrica, entre otras carencias evidentes ¿será casualidad esta situación?

Por su parte, Juan Gualberto Salazar Rosado, hoy supervisor de la zona escolar 02 de secundarias técnicas, desde su ascenso relámpago de coordinador de la escuela secundaria técnica 11 a jefe de departamento de secundarias técnicas en el estado, no ha hecho más que demostrar que su única capacidad es la de buscar beneficios personales y satisfacer las ambiciones de quienes lo apoyaron en su acenso por sobre el cumplimiento de sus responsabilidades legales, lo cual evidenció en su primera acción como jefe de departamento de secundarias técnicas, al convocar a los delegados sindicales a reuniones donde se fraguaron movimientos que no beneficiaron en nada el servicio educativo, pero sí a la corrupción que impera en la representación sindical, despreciando por completo a los directores a quienes limito a simples espectadores, amenazados con ser destituidos al no someterse a los intereses del grupo sindical al que pertenece. Ahora como supervisor y aprovechando la coyuntura, asegura que por indicaciones directas de Sara Latife Ruiz Chávez, tiene la encomienda de mantener abiertas las escuelas secundarias técnicas de Cancún y que ante las protestas de docentes y padres de familia, la hasta hoy secretaria de educación, le autorizó el uso de la fuerza pública para cumplir con la encomienda.

Ante la actitud de estos personajes que dirigen la ofensiva directa contra el magisterio, padres de familia y alumnos, el comité de lucha ha convocado nuevamente a realizar, por principio de cuentas, paros escalonados, para que la comisión interventora del gobierno, a cargo de Juan Pedro Mercader Rodríguez tome cartas en el asunto y cumpla con los acuerdos pactados con el magisterio, para lo cual ya emitió un oficio dando las ordenes explicitas de terminar con el acoso laboral y educativo el cual ha sido ignorado por estos personajes y sus incondicionales, por lo que si en verdad, la intención del gobierno del estado es solucionar el problema magisterial, Mercader Rodríguez deberá de ordenar la destitución inmediata de todos esos funcionarios impuestos por la sección XXV del SNTE, quienes representan una herencia de corrupción e impunidad en el sistema educativo estatal.

ES CUANTO

Críticas y comentarios, se reciben en larapeniche@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s