Cancún entra en caos por las inundaciones

Por Luis Mis

 CANCÚN.— Una tarde de pesadilla vivieron los cancunenses ayer, cuando el frente frío que ingresó a la Península de Yucatán trajo una lluvia torrencial que en cuestión de una hora inundó las principales vías de la ciudad, desquició el tráfico vehicular y evidenció que nada ha cambiado de la pasada administración a la actual en cuanto a servicios públicos, pues los trabajos de mantenimiento de los pozos de absorción han sido un fiasco.

Ante el desastre vial en toda la ciudad, la Dirección de Servicios Públicos tuvo que anunciar el cierre de algunas avenidas principales, entre ellas la Chichén Itzá con Uxmal,  por el desazolve de un pozo de 45 metros de profundidad, lo mismo que la intersección de las avenidas Tulum y Labná.

Pero el caos fue generalizado. El reporte preliminar de la Dirección del Cuerpo de Bomberos indicó que el nivel de agua subió hasta inundar casas, comercios e incluso oficinas gubernamentales, al igual que los cruces de avenidas como Cobá y Palenque, Yaxchilán, Sunyaxchén, Tulum y López Portillo, donde el agua escaló hasta casi cubrir algunos automóviles, que permanecían parcialmente hundidos.

A la par, avenidas como Bonampak, La Luna, Tulum en la zona de bancos, las calles aledeñas al Mercado 28, la Unidad Donceles y asentamientos como Avante y Tierra Maya, también registran problemas de inundación.

Y es el luego de que el Sistema Meteorológico Nacional informó de chubascos en los próximos días con ligeros vientos, ha quedado en entredicho una vez el gobierno municipal, cuya responsabilidad de atender este añejo problema simplemente no ha dado el ancho.

Todo sigue igual, las lluvias registradas ayer y las que están por venir, originan un malestar generalizado entre la ciudadanía, que se siente engañada por falsas promesas del gobierno  municipal en turno, respecto a este problema.

Ahora no sólo tienen que padecer las inundaciones, sino que lo profundo que quedaron las alcantarillas, representan un grave peligro para los automovilistas y aún más para los motociclistas que ponen en riesgo no sólo sus vehículos, sino en el caso de los últimos, hasta su propia vida.

La ciudad se mantuvo literalmente inundada y los centenares de alcantarillas con una profundidad inusual, después de los trabajos de repavimentación de calles, terminaron por desquiciar a los miles de conductores cancunenses y benitojuarenses.

Eduardo Iracheta López, ex coordinador operativo de Obras y Servicios Públicos en el Ayuntamiento de Benito Juárez, declaró que “los mentirosos caen más rápido que un cojo”, respecto a las caóticas inundaciones que desquiciaron el tráfico vehicular, pues tan sólo un par de chubascos desenmascararon una vez más la cruda realidad para los cancunenses, quienes pudieron constatar que todo sigue igual o peor en la ciudad.

Eduardo Iracheta cuestionó: ¿Pues no que ya no se iba a inundar Cancún?, y remató: La inundación es un efecto de la naturaleza, las mentiras y una falta de compromiso del gobierno municipal con nuestra ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s