ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

 Dos leyes que generan polémica, la de los matrimonios entre personas del mismo sexo y la de “ordenamiento social”.

La primera ni vuelta de hoja tiene la preferencia sexual tiene profundas raíces personales y debe respetarse la elección de la preferencia que se tenga.

La segunda tiene su fundamento en ciertas molestias que afectan a la ciudadanía, pero al fin y al cabo resultaban en una válvula de escape de la presión social, lo peor que pudiera pasar es que las protestas se realicen desde la protección del manto que cubre a unos manifestantes de clandestinidad y ahí puede cometerse muchas arbitrariedades por parte del estado y el monopolio del uso de la fuerza.

En fin en la “conciencia” así entrecomillado de los legisladores y del poder ejecutivo estatal quedará para que la historia califica de acertada o errónea la penalización de los que no están de acuerdo con ciertas políticas estatales.

Lo que es agradable es que un antiguo pero reconocido luchador social, como “Chano” Toledo levante la voz por una demanda social muy sentida y que se refiere a los altos cobros de la energía eléctrica a cargo de “la compañía de nivel internacional”: CFE.

Esperemos que la bandera que hoy enarbola “Chano” tenga eco en el nivel estatal y federal, para que en estos tiempos tan difíciles la carga de la vida sea menos costosa para los que menos tienen.

Es en ese tipo de luchas sociales en las que legisladores, presidentes municipales y políticos en general deberían estar interesados, no en estarse fijando que hace con sus “nachas” el vecino, compañero, opositor político o persona alguna.

Tampoco es necesario imponer un sistema en el que todos piensen igual y compartan la visión del estado, es de todos conocido que muchas políticas afectan seriamente a sectores, como obreros, campesinos, profesores, estudiantes, etc.

Ante ese discordancia y la afectación que tienen a sus intereses de gremio, la salida era manifestarse, y tal vez el costo era el menos peligroso, arrojar la protesta a la clandestinidad tiene muchísimo más riesgo para los particulares principalmente.

La mira nacional seguramente estará al pendiente de cómo evoluciona las propuestas de los personajes que tienen iniciativa, casi todas representa al menos la de despertar alguna discordancia, excepto cuando hablamos de bajar costos.

El horno no está para bollos, la carestía “de la vida” que va en crecimiento poco margen le da al ciudadano que al igual que en muchos países del mundo quisieran que el estado interviniera menos en la vida de los particulares y se dedicara a mejorar el nivel de vida de los pueblos.

Al menos ya queremos en Quintana Roo probar una de cal por las que van de arena, algo que no de un respiro a los ciudadanos ante el alud de precios que tienen los “servicios” que presta el gobierno en sus tres niveles.

Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s