ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

 Sólo en México puede pasar que los trenes del Metro sean más grandes que las vías, todo gracias a los ingenieros o arquitectos de la empresa formada por el insigne político del PRI: el profesor Carlos Hank González, conocido en el bajo mundo de la mafia como “Gengis Hank”.

Lo grave es que en el baile van dos políticos, que en realidad no se si el túnel es muy angosto o el tren les quedó grande, Felipe Calderón y “El Carnal Marcelo”, un panista y uno de extracción perredista.

Lo peor es que a los de ICA se les conoce como metreros, ya que se han “especializado” en ese terreno y en carreteras, acá en Cancún alguna vez me comenta un contratista que construyeron un hospital y un edificio, en la inauguración de éste cuando utilizaron el baño se dieron cuenta que no había colocado los tubos para que saliera el producto del riñón o el estiércol.

Así por las mismas, este tipo de errores es muy común y sí fueran vías o baños, seguramente los “ingenieros” de la política cometerían muchos más errores.

Me viene a la mente el actual intento de legislar sobre las manifestaciones, en la que el “gran” diputado” Juan Carrillo establece que es una forma de proteger al ciudadano que trabaja y que Quintana Roo es un estado pacífico.

Seguramente todavía les pesa en el ánimo la represión de los maestros en el municipio de Benito Juárez, a los que ayer les llamó “güevones” el flamante diputado (Juan el “Chambeador”) que en su vida ha trabajado en algo que no sea en la grilla y como tal salió peor que ingeniero de ICA desbordando la cacayaca por cualquier lado menos por el drenaje.

Los leyeros, esos diputados que quieren hacer historia legislando de cualquier cosa, sin ton ni son, si el estado es pacífico, para que regular marchas demasiado esporádicas y a otro cuento con eso de proteger a la gente trabajadora, primero que trabajen ellos y después que despotriquen contra los que manifiestan sus ideas por medio de marchas pacíficas.

Otro de los que les quedan chicas las vías y grandes los ferrocarriles es al “ingeniero” Peña Nieto y a su equipo burocrático y legislativo, en este caso sería con relación a la Ley de telecomunicaciones, la Constitución sería el ferrocarril y las leyes secundarias la vías.

El cinismo del priismo no solo es preocupante sino que hasta ofende la inteligencia y la dignidad de un pueblo que merece mejor trato.

No se puede concebir que a estas alturas se utilice al INEGI como si fuese un CISEN de la educación, apenas se dieron cuenta que hay maestro que murieron y sigue cobrando, otros están jubilados y miles de aviadores.

Mientras tanto seguimos padeciendo las políticas económicas, sostenidas con las dádivas sedesolianas de la Hormiga Atómica Ahumada (Rosario Robles Berlanga).

Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s