ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

 De visita por la Cámara de Diputados federal, en el momento que se discute la aprobación de las leyes electorales y hacer que concuerden jurídicamente con la Constitución.

Eso sí el ver a los diputados es tan difícil, como decía la famosa canción de Denise de Kalaf: es más fácil encontrar rosas en el mar.

Las justificaciones se reducen a una sola en todas las fracciones parlamentarias de todos los partidos: “el diputado está en el pleno”, aunque el salón esté más vacío que un partido del Atlante contra el Puebla.

Bueno en días pasados la burocracia también póngasela a los emanados de cualquier partido se quejaban de la molestia que ocasionan cuando son incapaces de resolver algún caso y enfrente no está un ciudadano común, sino una persona con más poder.

Entonces no dudan en preguntarse por el trato déspota, que según ellos, se les da.

Sí como dijera Tomás Contreras Castillo, que la ira es ocasionada por un ente invisible, que la persona no logra ver, intuye que hay algo que lo hace sentir molesto y por primera vez escucho del que está atrás del escritorio una queja por el comportamiento autoritario del que está enfrente.

En mi rancho decían que para cabrón, cabrón y medio y ahora yo digo que para déspota, déspota y medio.

Imagínese amable lector que el pueblo despertara y ejerciera su poder  sobre esos que se sienten dueños de voluntades y dioses de la administración pública, el despotismo sería democrático y una verdadera dictadura de los más sobre los menos.

Dos grandes personajes en todo su lado positivo, la filosofía de Jesús y la de Carlos Marx unidas, en contra de los opresores de toda la vida.

Esos inmorales, por que se creen como personajes emanados de la televisión norteamericana, más no por que puedan lucir con la amoral niechiana.

En fin, al menos hay una forma de ir avanzando en este país que cada vez se hunde en la política podrida de los que llegan al poder y a veces me preguntó el para qué.

El último ejemplo es el cantante, bailarín, ladrón, cristiano y lavandero que se obsesionó con el billete y ahora se encuentra preso en la Pampa Argentina, me refiero a Gregorito.

Bueno ese camino les tocaría recorrer a muchos funcionarios quintanarroenses, pero sus negociaciones turbias los mantienen en las calles y algunos aspiran a diputados federales.

Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s