QUINTANARROENSES DE PRIMERA Y DE SEGUNDA

Por Konaté Hernández

 Ahora con los 40 años de la conversión de territorio a estado, libre y soberano de Quintana Roo, es indudable que hasta el momento no se ha logrado superar las diferencias que subsisten entre los nativistas que no permiten que los arribistas ocupen cargos públicos en las más altas esferas políticas.

Si bien es cierto la población quintanarroense está conformada por personas de todas partes del país, mismos que cuentan con arraigo de varias décadas radicando en estas tierras, y que por ello gozan de las mismas garantías, derechos y obligaciones que otorga la Constitución federal, sin embargo tal parece que las diferencias entre unos y otros, se siguen dando en la actualidad.

A 40 años de distancia, aún no hay una total libertad democrática, donde sean realmente los ciudadanos quintanarroenses nativistas o arribistas los que elijan a sus gobernantes a través del voto libre, directo, secreto, sin coaccionar al electorado para que estos sean quienes decidan con total libertad por sus futuros gobernantes.

Por otro lado Quintana Roo ni es Estado, porque el Estado no es el territorio sino el aparato burocrático donde gobiernan quienes ha elegido el electorado, además que el único Estado es el Estado mexicano, mismo que está formado por 32 entidades federativas enmarcadas en un territorio nacional.

En lo referente a que Quintana Roo sea libre, lo es en el sentido de contar con una legislatura local de la salen leyes que no están ni deben de estar por encima de las leyes que emanan del Congreso de la Unión, conformado por las Cámaras de Diputados y de Senadores.

Mientras que en lo que se refiere a que Quintana Roo es soberano, esto es una falacia pues no puede existir un Estado dentro otro Estado que ya es soberano, debido a que la soberanía es nacional no estatal y menos aún municipal. En cierto sentido puedo decir que las entidades federativas gozan de una cierta autonomía de la federación, que le da la libertad del uso correcto de los recursos provenientes de la federación. Y es que cuando una entidad es realmente autónoma del centro del país es porque genera sus propios recursos, además de ser autosuficientes con estos, al aplicarlos en obra pública como son las carreteras dentro de dicha entidad, las calles y avenidas de las ciudades y pueblos, los mercados, panteones, escuelas, parques, centros dedicados al culto como las iglesias y templos de diversas denominaciones religiosas, por lo que para ello deben de contar con áreas de equipamiento urbano.

Por todo lo expuesto anteriormente, huelga decir que a 40 años, y por decreto presidencial, tanto Baja California Sur como Quintana Roo dejaron de ser territorios para convertirse en dos entidades federativas, enmarcadas dentro de una Federación, mismas que como las demás cuentan con un Congreso y una Constitución estatal, con leyes y reglamentos, así como leyes secundarias e instituciones, que si bien es cierto todos los quintanarroenses tanto nativistas como arribistas estamos obligados a respetar tanto como la máxima Carta Magna de todos los mexicanos, así pues no tiene porqué haber diferencias entre los nacidos como los no nacidos en Quintana Roo, siendo que todos gozan de las mismas garantías individuales y tienen derecho de votar y ser votados.

Un comentario en “QUINTANARROENSES DE PRIMERA Y DE SEGUNDA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s