El Verde, de club de juniors a parásitos profesionales

CANCUN.— Contrario a lo que presume a los cuatro vientos respecto a un envidiable posicionamiento y penetración en Quintana Roo, la realidad es que el Partido Verde Ecologista de México tendrá como única opción el mismo papel de siempre, de comparsa en una alianza para obtener posiciones, todo gracias a la mala imagen que le han dado personajes como el mismo José Emilio González Martínez, Alain Ferrat y principalmente en los últimos tiempos a Ludivina Menchaca, cuya gestión al frente de la delegación de la Profepa le ha dado más de un dolor de cabeza a la misma dirigencia de su partido.

Y es que pese a que este partido ha querido presentarse como el defensor de la flora y fauna con campañas como “Circo sin animales” y su oposición a las corridas de toros, la realidad es que con sus acciones denota lo poco que le importa proteger a los animales.

Han sido tantos los desaciertos de Ludivina Menchaca que en innumerables ocasiones los dirigentes del verde a nivel nacional y estatal, Jorge Emilio González y Remberto Estrada, la han mandado llamar para llamarle la atención, pues pone en predicamento la los trabajos rumbo al proceso electoral y la alianza de la que siempre es comparsa del PRI.

A Ludivina Menchaca se le ha ligado más a intereses de particulares que a la protección de la flora y fauna desde la delegación de la Profepa. Tan es así que ha sido señalada de representar un pago de facturas políticas al Partido Verde Ecologista de México.

En meses recientes la senadora perredista Luz María Beristaín Navarrete exigió la renuncia de la actual delegada de la Profepa en Quintana Roo, Ludivina Menchaca Castellanos, de quien dijo que en el caso de los ejidatarios de Holbox se noto que lo que más le importa es la defensa de los grandes hoteleros y consorcios, mientras que la protección al medio ambiente la ha dejado a un lado.

Los cuestionamientos en torno a su proceder se han dado en varios municipios, en Tulum, Othon P. Blanco, Benito Juárez, y Solidaridad; en el primero de estos municipios en un zoológico clandestino ubicado sobre la carretera Tulum-Cobá, denominado “Tulum Monkey Sanctuary”, un camello mató a uno de los socios; en Solidaridad se le ha acusado de ser cómplice directa de la devastación de manglar en Playa del Carmen y el ecocidio de recursos naturales, al permitir el relleno de manglar como vegetación, pese a estar protegido por la Ley de Vida Silvestre, así como un cenote y destrucción de la duna costera, mientras que en Cancún se le ha cuestionado permitir la devastación de mangle en el conjunto residencial Puerto Cancún. En ninguno de los casos antes mencionados ha metido las manos, por todo ello sus líderes del PVEM y del PRI ya tienen a su sucesora, Marisol Ávila Lagos, ex diputada local e integrante del partido tucán.

A Menchaca Castellanos nunca se le encuentra en sus oficinas de Cancún, donde su secretaria particular, de nombre Pilar, siempre responde que se encuentra fuera del estado arreglando asuntos personales.

La ex senadora también es señalada de trabajar con una organización campesina en Playa del Carmen, a la que destina recursos y tiempo que deben de estar etiquetados para la Profepa pero los  desvía a dicha organización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s