EPIDEMIAS SIN VIRUS NI BACTERIAS

Por el Borrego Peludo

 Cada cierto tiempo un virus o una bacteria ponen al mundo en ascuas. No es para menos pues la humanidad no olvida los devastadores resultados de pandemias como las de la peste bubónica, la viruela, la gripe española, el SIDA, y más recientemente, aunque aún en desarrollo, del ébola.

Los virus y las bacterias se hacen resistentes a los medicamentos empleados habitualmente, como en el caso de la tuberculosis, y se sospecha que laboratorios militares han modificado algunas cepas con el fin de emplearlas como armas biológicas. En resumen, que a pesar de los avances científicos no podemos confiarnos en que saldremos victoriosos ante cada nueva epidemia que aparezca.

No obstante la población mundial sigue creciendo, en pocos años seremos ocho mil millones de terrícolas tratando de sobrevivir en un planeta amenazado con ver reducidas sus fuentes energéticas tradicionales, los alimentos, el agua, y hasta el aire que respiramos. Entonces no faltará quien diga que todas esas desgracias nos han sido dadas para evitar una superpoblación que en sí misma sería a corto plazo peor que cualquier pandemia.

Para los defensores de esta alucinante tesis existen otros factores que ayudan a alcanzar el objetivo final, son las epidemias sin virus ni bacterias.

Tomemos por ejemplo el caso de las luchas hegemónicas por el control de zonas económica o estratégicamente importantes para más de un interesado en controlarlas, donde quizás el caso más recurrente sea el conflicto israelopalestino cuyo número de víctimas es realmente incalculable, o el caso ucraniano con cuatro mil bajas en unos pocos meses.

El terrorismo internacional, una especie de respuesta ante la injerencia extranjera, que en su momento fuese alentada por quienes hoy son víctimas también, deja otra estela de muerte cuyas cifras crecen a diario y ya no dejan fuera de su radio de acción ni siquiera a países tradicionalmente tranquilos, organizados, y felices.

La corrupción, el delito vinculado a intereses supranacionales deseosos de ver crecer sus dividendos sin importar las bajas, la ambición desmedida de grupos de poder, se entretejen en una red que arrastra naciones enteras casi al borde de la ingobernabilidad y ponen en crisis esquemas de poder político incapaces de dar solución a estos problemas. Cuantos mueren por esta causa, cuarenta y tres, diez mil, centenares de miles, quizás más.

Lo cierto es que entre epidemias biológicas y sociales se diezma la población mundial y nos vemos sometidos a un estrés permanente que hace cada vez menos felices a los habitantes del planeta.

Para combatir el ébola los organismos internacionales han lanzado cruzadas para recabar fondos, reforzar las filas de los combatientes por la salud en las áreas más comprometidas, conseguir apoyos para disminuir la pobreza de las zonas donde ésta es la condición principal para la propagación del virus. Los resultados, escasos; a veces los más pobres son los que más aportan y por desgracia no es mucho lo que pueden aportar, aunque sí muy valioso por lo que significan.

Para combatir la corrupción, el delito organizado, y el terrorismo, si aparecen millonarias aportaciones en aviones de combate, armas ligeras y pesadas, sistemas de misiles, para apuntalar guerras que finalmente sólo traen, ya sea en lo inmediato o a mediano plazo, más corrupción, más delito organizado y más terrorismo.

Sería muy saludable que el género humano comenzara a plantearse la posibilidad de impedir la superpoblación mundial por otros medios que no sean la muerte generalizada, pues corremos el riesgo de ser tan hábiles haciéndolo que simplemente nos autoliquidemos sin  necesidad de virus y bacterias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s