AYOTZINAPA… EN ROJO

Por Isabel Rodríguez

 Todo mundo está al día -al menos eso creo-, acerca de lo que está sucediendo a nivel nacional con los sucesos nefastos en el estado de Guerrero, algunos pensando de forma solidaria y otros en sentido completamente opuesto y creo que son entendible todas las posturas, ¡claro!  Pero lo que más me llama la atención es lo que realmente es:

1.- Los autores intelectuales nunca pensaron por un segundo lo que irían a provocar a partir de esta orden emitida a sus lacayos. ¿Por qué no lo habrán pensado? ¿Por qué no se les habrán ocurrido  las posibles consecuencias?  Sencillamente porque son personas demasiado básicas  y primitivas incapaces de poder visualizar hasta donde se “jala la cuerda antes de romperla”. Normalmente encontramos políticos poco estudiados, que jamás leen y que su criterio de la vida se basa en incrementar sus bienes y ser poderoso, su capacidad cognoscitiva quedó trabada y bloqueada en eso, en los negocios de enriquecimiento a cualquier costo. Yo no podría culparles pues considero que son personas de muy bajo criterio analítico, con pocas posibilidades de crear un verdadero cambio en la sociedad y para lo único que les puede dar su coeficiente mental es para mantener un equilibrio latentemente inestable entre quienes dicen gobernar. Su poder lo obtienen de lavados de cerebro a través de sus campañas políticas y cuando esto ya les resulta ineficiente entonces hacen uso de la fuerza discreta o indiscreta y lo peor, es tan desmedido su deseo elemental,  primitivo, de tener poder que hasta se asocian con otros de su misma calaña pero que se mantienen en la clandestinidad -dado su trabajo de embrutecimiento hacia la sociedad-, los narcos. ¿Cómo hacer entonces un cambio? ¿Dónde iniciarlo ante una perspectiva de esta índole?

2.- Por vez primera veo una sociedad mexicana en protesta, en pie de exigir sus derechos y de poder tratar de cambiar la política de nuestro país, ¿por qué no se había presentado antes? ¿Por qué ahora circulan cientos de notas haciendo referencia a un cambio? ¿Por qué no han cesado las protestas en varios puntos del país y aún son más álgidos en la capital? Me parece que ha sido por varios factores:

  1. a) Los medios de comunicación hoy en día están al alcance de todo mundo, desde los más ignorantes hasta los más cultos y todos con ganas de expresarse –pareciera que estaban atrancados-.
  2. b) Se ha llegado al límite de los abusos de todos y cada uno de los políticos en este país y aquí me resulta muy difícil poder señalar a alguien de la política que sea cabalmente honesto, honrado y que sus actos siempre hayan sido en pro y a favor del pueblo. Hasta ahora podría mencionar únicamente a uno y es extranjero, el presidente Mujica de Uruguay y si me atreviese por un mexicano sería por Laida Sansores y con reservas.
  3. c) Los políticos siguen pensando que tratan con un pueblo manipulable pues siempre lo había sido y ese chip que tiene tan arraigado no les permite visualizar que la población ya no les quiere, representen al partido que representen pues finalmente da igual si es amarillo, azul o tricolor, ellos, los políticos, se encargan de saltar de uno a otro con tal de mantenerse en donde está la jauja sin importar ideales de partido pues finalmente siempre será el mismo objetivo: hacer negocios en y de y por la política llevando “agua a su molino”. Y eso es el pan de cada día sino, fíjense en sus candidatos que siempre cambian de color.
  4. d) Los políticos se han enconchado en una visión ya vetusta, no son capaces de discernir que sus actos ya son reprobables y que su cinismo ya es un descaro absoluto, que hasta los chicos de primaria en su corta edad son capaces de gritar a los cuatro vientos que ser políticos es sinónimo de ladrón ¿Por qué dirán eso? ¿Acaso sus padres les han metido malos pensamientos? Y si no, asistan a una clase de Formación cívica y ética y compruébenlo por ustedes mismos.

3.- Los empresarios se quejan amargamente de las pérdidas que tendrán en sus comercios con lo que está pasando en Guerrero pero ellos tampoco son capaces de dar un giro a la moneda pues son parte de este sistema que genera malestares entre una sociedad empobrecida y muchas veces no por gusto, ¿Sabían que una de las peticiones de los estudiantes de la normal de Ayotinapa era pedir un aumento en el gasto de sus comida diaria? ¿Saben qué sólo recibían $35 pesos? Ustedes, lectores, podrán decir: “Viven en el campo; Se adaptan; Siempre han tenido carencias; Qué exigen ahora; Así es la vida” y muchas más pero, ¿es justo? ¿Pueden pensar por un momento y abandonar sus opiniones y ser más objetivos para entender esta problemática? Que los empresarios no se quejen pues si pasase algo que fuese en detrimento de sus negocios, los pobres no sufrirían pues ya están acostumbrados y seguramente irían al campo a sembrar en autoconsumo y sobrevivir pero ¿ustedes?

4.- Se menciona que en todos los países de América latina vivimos iguales condiciones sociales y políticas, que las reformas son iguales y que las sociedades viven las mismas problemáticas, y yo digo: No es cierto. Por mala ventura poco sabemos de las dinámicas de cada sociedad, un ejemplo claro es Chile, quien tenga o haya tenido la oportunidad de vivir ahí, entonces me comprenderá. La juventud es completamente diferente, la sociedad es demasiado crítica, muy entendidos de los cambios en su gobierno y muy listos para la protesta cuando algo no les viene ¿Recuerdan las protestas estudiantiles de hace dos años? ¿Alguien tuvo la delicadeza de escuchar algo de la estudiante Camila Vallejo, de darse cuenta del nivel que manejan allá en materia de derechos? Me da gusto que México reaccione, me da gusto que haya una lejana posibilidad de hacer que los políticos se den cuenta que México necesita otra forma de llevar las riendas y que no es por la represión. Las protestas deben ser normales en todo país, sólo así se puede evaluar las carencias y exigencias de la sociedad en su conjunto. No puede ser que haya personas que se sientan dañadas o agredidas por las marchas o mítines sino son capaces de entender que somos una sociedad donde cada hilo que se mueva afecta a todos los demás y que es imposible estar aislados sin resentir de alguna u otra manera los problemas del país.

5.- Difícil entonces lo que vivimos, ¿serán capaces los políticos de cambiar, de volverse personas positivas, propositivas y proactivas por su sociedad? ¿Serán capaces de controlar su sed de poder y riqueza para ser verdaderos servidores del pueblo? ¿Podrán cambiar su mentalidad? Tal como establece parte de  la reforma educativa: se busca hacer personas COMPETENTES pero en el bien, en lo positivo, no en el mal, en lo negativo.

¿Podremos nosotros mismos ser mejores cada día en el ámbito social? Eso de ser positivo resulta enormemente difícil, ya ustedes lo sabrán, es el reto de cada día pues hacer lo negativo resulta tremendamente fácil. El ejemplo más palpable es: dejar de fumar. ¿Quién fuma lo puede hacer de un día para otro? ¡NO! ¿Saben los daños? ¡SI! Bueno, así están los políticos y muchos de nosotros con nuestras actitudes a cada momento.

Por otro lado, el gobierno debe de considerar que no es positivo mantener a una población en la inopia ya que no le lleva a nada bueno pues con el pasar de los años lo único que sucede es que se vayan engendrando malos pensamientos, envidias, deseos, corajes, odios de unas clase social hacia otra y que sería mejor cambiar por el bien del pueblo para obtener mejores beneficios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s