Iniciarán EU y Cuba conversaciones anunciadas por ambos presidentes

Por N. Mario Rizzo Martínez

(Corresponsal de UNQR para el Caribe)

LA HABANA.— El anuncio hecho por el Departamento de Estado de los EEUU sobre la visita a Cuba del funcionario de más alto nivel que visite la isla desde hace 56 años pone de nuevo sobre el tapete el hecho ocurrido a finales del pasado año cuando ambos presidentes anunciaron un giro total de la política estadounidense con respecto a Cuba.

Al arribar Roberta Jacobson a Cuba el próximo 21 de enero  romperá con más de medio siglo de ausencia total de intercambios oficiales de alto nivel con Cuba. La Subsecretaria (Viceministra de Exteriores o Vicecanciller) vendrá al frente de la delegación que analizará con la isla los problemas migratorios, reuniones semestrales que se llevan a cabo desde 1995 y cuyo perfil siempre ha sido más o menos bajo en dependencia del grado de deterioro de las relaciones entre dos vecinos enemistados.

Pero la Jacobson trae mucho más en cartera pues dice que hablará “sobre la normalización de las relaciones diplomáticas” lo que implica que se conversará sobre la reapertura de embajadas, la acreditación del personal encargado, la emisión de visados, y todas las trabas que el embargo-bloqueo impone al respecto.

Seguramente otros temas serán tratados sujetos a una discreción que permitió mantener en secreto durante dieciocho meses los acercamientos entre ambas naciones auspiciados por el Papa Francisco y el Gobierno de Canadá.

La cita está programada para concluir el día 22 y seguramente para ese entonces se podrá conocer hasta que punto pudieron avanzar y también hacia dónde se dirigen los siguientes pasos.

Sin embargo en Cuba las mayores expectativas están centradas en cómo Obama lidiará con un Congreso reacio, aparentemente, a revisar las leyes que imponen el embargo-bloqueo. Aparentemente reacio pues varios congresistas de los dos partidos y de ambas cámaras han comenzado a exponer los beneficios que para EEUU puede traer la eliminación de un paquete legal que por demás repudia el mundo entero.

Las declaraciones de Obama y Castro el pasado 17 de diciembre dieron un vuelco a la historia continental. El hecho en sí mismo constituyó un hito trascendente, más lo que falta por andar es mucho más de lo que algunos suponen y será un desafío para ambos mandatarios.

Obama tendrá que convencer que todo lo que hace es lo correcto para acercar a Cuba al ideario socio político norteamericano y Raúl Castro demostrar que el acercamiento no pone en peligro el proyecto socialista cubano, y ambos consolidarse como líderes capaces de lograr relaciones respetuosas y útiles para las dos naciones sin abandonar convicciones propias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s