Maderistas, calderonistas y corderistas se reparten los restos del PAN

CANCÚN.— La vuelta de Gustavo Madero a la dirigencia nacional del PAN acentuó las diferencias y la lucha interna por las candidaturas a las diputaciones federales en Quintana Roo, y aunque los líderes cupulares pregonan que su regreso es lo mejor que le pudo haber pasado al partido, la realidad es que durante su gestión este instituto político sufrió las peores derrotas electorales de su historia y seguramente se encaminarán a otro fracaso en las urnas.

Gustavo Madero asumió la presidencia nacional del blanquiazul en 2010 y carga con la derrota en las elecciones presidenciales de 2012, mientras que a nivel local se perdieron las presidencias municipales de Isla Mujeres y Lázaro Cárdenas en 2013.

Después de cuatro meses de ausencia regresó, pese a que senadores y líderes del partido le solicitaron renunciar y dejar en el cargo a Ricardo Anaya; sin embargo como es costumbre en partidos cupulares desoyó a sus críticos y se instaló de nuevo al frente del PAN.

Ante este panorama Eduardo Martínez Arcila, dirigente estatal, se apresuró a afirmar que Acción Nacional está listo para hacer frente a las elecciones federales. “Con Gustavo Madero dirigiendo el CEN, los panistas seguiremos trabajando la agenda para enfilarnos a la victoria en las próximas elecciones, preparando el camino para recuperar la Presidencia de la República en 2018”.

Sin embargo el partido se encuentra dividido entre calderonistas y maderistas, dos grandes grupos que pugnan por ser favorecidos con candidaturas. Alicia Ricalde es calderonista y corderista declarada, lo mismo que Rogelio Márquez Valdivia, aunque este último por conveniencia ha apoyado a Gustavo Madero, pues busca a toda costa obtener una candidatura, y si es plurinominal mejor, pues de esa forma podría llegar a San Lázaro sin mover un dedo. Por su parte Patricia Sánchez es maderista de “hueso colorado” al igual que Sergio Bolio y tienen prendida su veladora para ser “bendecidos” por el democrático “dedazo” cupular.

Pero mientras se decide quienes serán los abanderados panistas en Quintana Roo, la dirigente municipal en Benito Juárez, Jessica Chávez, dio a conocer que el PAN  concluyó con la capacitación de su “ejército electoral” que deberá cuidar las casillas y defender el voto blanquiazul en el proceso electoral federal.

Se trata de un grupo de 96 personas que fungirán como representantes generales del PAN, quienes recibieron capacitación por parte de la coordinación estatal, de acuerdo a las nuevas disposiciones electorales.

“Ya concluimos con los trabajos de formación del ejercito electoral del PAN, en lo que respecta a la fase de capacitación… tuvimos el respaldo del Instituto Nacional Electoral y ahora iniciaremos la etapa de reclutamiento de representantes de casilla”, comentó.

Pero el trabajo apenas empieza rumbo a las elecciones, pues a los representantes generales les toca convocar a 10 cuidadores de casilla y un suplente, para que el día de la jornada de votaciones puedan vigilar el desarrollo de la contienda, lo cual supone una labor difícil en medio de la pérdida de credibilidad y desconfianza entre los mismos panistas hacia sus dirigentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s