ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

 Es comprensible que una pequeña participación al recibir un premio sólo se pueda decir que merecemos un gobierno distinto.

Esas palabras de Alejandro González Iñarritu nos deben llevar a pensar en definir lo que queremos.

Si se fija amable lector escribí a la vieja usanza con el “nosotros” por delante y no a título personal como siempre lo hago, pero parece que cabe.

Bien le decía que no es solo un mejor gobierno, sino el México que queremos.

¿Qué país quiero? Primero que nada es que el hambre sea erradicada, pocos de los encumbrados en las actividades política y empresarial saben lo que es el hambre.

No se imaginan el sufrimiento de una madre o un padre cuando un hijo le pide un trozo de pan para comer y no está a la mano el proporcionárselo.

Miren a su alrededor, hasta en las colonias residenciales hay personas que lo han padecido, pero por ser menos frecuente pasa casi sin ser percibido.

Lo grave es que en las zonas en que este fenómeno (antisocial) se presenta diariamente están fuera de la vista de un gran número de mexicanos y hay cierto orgullo para evitar que se den cuenta de esa necesidad.

En alguna ocasión viajaba por la zona maya de Quintana Roo, el motivo es lo de menos, tocó la hora del recreo y los niños salieron a jugar fútbol todos con sandalias de plástico, en esa época costarían unos 12 pesos.

La salida de la escuela era otro indicativo, todos cargaban sus libros sin una bolsa, sabucán o mochila y cómo luchaban por mantener el compendio de papeles encuadernados en sus manos.

 La ropa no es necesario que la describa y menos la dieta diaria que no podías ser más allá de unas tortillas y frijoles.

Ese es el México que ya no quiero ver; es un país con riqueza que duele ver como unos cuantos la acumulan y otros la derrochan en actividades “pendejas” como las campañas políticas.

Después tenemos la educación, vivienda, empleo, retiro.

Allá por Sinaloa hay un trabajador de 64 años que realiza una marcha porque recibió una pensión de 20 pesos al mes ¡Ya ni la burla perdonan los pendejos del gobierno! Ser abusivo y corrupto no quita lo pendejo ¡eh!

Una vivienda digna es otra de las cosas en las que pienso que los mexicanos necesitamos, a buen precio, no para que los émulos de Donald Trump se llenen los bolsillos con el dinero de los trabajadores que cotizan al INFONAVIT.

Esté gobierno está tan jodido que no puede anunciar que está en riesgo todo el sistema social de los trabajadores, aún todavía no han sacado lo de las afores, pero nada más haga una operación o dos ¿cuántos dólares compraba hace dos años y cuantos comprar hoy o cuantos jitomates? No se sorprenda que con el dinero de su AFORE ya no le alcanza para lo mismo ¿También quiere marchar por una pensión de 20 pesos mensuales?

Hasta mañana.

P.D. Iñarritu puede trabajar como jardinero de Trump, pero González también le puede dar trabajo a Donald y podría ser de que vaya a traerle su café, porque no creo que sirva para otra cosa ¡Ni para preparárselo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s