ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

 He de confesar que no en pocas ocasiones he sido atrapado por la tendencia a la crítica coyuntural, mucho más sencillo que intentar escribir lo siguiente:

Los momentos de reflexión en una era tan dinámica me encarcelan, pero afortunadamente llega una voz que índica otra perspectiva y me dice ¡Aguas, no es por ahí María date vuelta!

Entonces surge la pregunta ¿A quién conviene o beneficia la caída y el desprestigio de Peña Nieto?

Hasta el momento solo observo reacciones a los ataques, no veo acciones que beneficien a algún grupo en particular.

Ya sé me pueden señalar a los televisos como los beneficiarios y algunas compañías extranjeras, pero la crisis que se ha provocado es más lesiva.

Entonces trato de mirar la cúspide del poder, revisar el enfrentamiento de ideas entre los poderosos y me sorprende que las planteadas por Carlos Salinas de Gortari ganen terreno.

Revisar libros, textos, entrevistas y opiniones en torno a la obsesión del “Innombrable” es pesado, pero encuentro una gran similitud en las demandas que muchos de los actores políticos de todas las tendencias ideológicas que hoy por hoy han expresado y que son idénticas al “Liberalismo Social” gortariano.

Pareciera que existiera una contradicción en decir que Peña Nieto solo ha tratado de defender una propuesta de gobierno, con un enfoque diverso al del salinato;  los toluquitas quisieron ponerle brida al garañón o fueron por lana y salieron trasquilados.

No le quedó de otra ante el poder que enfrentan, más allá que buscar aliados en donde fuera de ahí se explica la sumisión de la izquierda y la derecha en el Pacto por México y que lamentablemente sucumbió, Salinas volvió a salirse con la suya.

Carlos planteó la organización de la sociedad para defenderse del ataque de los neoliberales y los populistas en sus diferentes libros y entrevistas, constantemente repetía: “Ni fuerzas externas, ni iluminados”.

Salinas propone una nueva alternativa basada en una reforma sistemática, señala que diferentes luchas requieren diferentes estrategias,  es la hora de los ciudadanos participativos, conscientes y autónomos del Estado son la alternativa. Que alienta a la ciudadanía organizada a hacer por sí misma y lo que nadie hará por ella. No se es ciudadano para participar: es preciso participar para alcanzar la ciudadanía (sic).

No es de extrañarse que el nuevo análisis apunte a un financiamiento para provocar la crisis y que los sueños del poder detrás del trono sigan en manos de Salinas.

Señalar que le tomaron la palabra a Salinas o que las autodefensas y demás movimientos sociales tienen un tufo del “Innombrable” pareciera increíble y fuera de sentido, pero para este servidor eso no solo tiene tufo, sino apesta a salinato.

Tampoco me va a extrañar que en los próximos días o meses la política de Peña Nieto gire a los dictados del que ha engendrado para sí un futuro de una combinación de la personalidad de Plutarco Elías Calles y Porfirio Díaz Mori.

Inmerso en el pensamiento de Carlos, no pocos lo han dicho, está ese espejismo mental de querer ser líder de masas, un trauma por carecer de facultades de organización popular bajo su mando, de desprestigio y como él dice las luchas se ganan con diferentes estrategias.

Hasta Mañana.

P.D. No hay temor a que me tilden de loquito, los que tienen el poder saben que hay toda la razón en lo que aquí se describe.

Un comentario en “ICONOCLASTA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s