Soroa, donde la naturaleza y el hombre conviven

Por N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal de UNQR para el Caribe)

SaltoLA HABANA.— Existe en la Isla de Cuba un lugar paradisiaco donde la naturaleza y el hombre conviven “civilizadamente”, y se llama Soroa. El nombre viene de un vasco que hace muchos años compró terrenos que posteriormente fueron identificados con su apellido.

No fue el único. Otros vascos compraron tierras y dejaron descendencia incluso con negras esclavas por lo que hoy día aparecen familias completas negras, mestizas o blancas con apellidos procedentes de Euskadi,
Pasados los años apareció allí un jardín de orquídeas, un majestuoso hotel, casas tipo palaciegas, y hasta un castillo. Desde su mayor altura se dice pueden verse las costas norte y sur de la isla.

Soroa está entre el maravilloso valle de Viñales y lo que hoy se conoce como La Moca, un idílico lugar donde tuvo su casa el reconocido Polo Montañez, quien le dió fama internacional.

Todos estos maravillosos lugares están enclavados en la Sierra del Rosario, sistema montañoso de altura media en la zona más occidental de Cuba. Desde 1984 está considerada por la UNESCO como reserva de la Biosfera y alberga una estación ecológica que realiza investigaciones y proyectos ambientales, lo que ha convertido el área en un verdadero laboratorio ecológico.

El clima es suave, con 24.4 grados Celcio de promedio anual con lluvias que pueden alcanzar los 2014 mm principalmente entre mayo y octubre. La mayoría de los pobladores residen en Las Terrazas (en La Moca), unos 5000, aunque existen pequeños asentamientois periféricos.

La variada vegetación, de bosque tropical, muestra predominio de pinares propios de Cuba, unas 889 especies con un 34% de endemismo. Arrieros, sinsontes, garzas, sunsunes, lagartos de río, majases, jutías, murciélagos, y otros representantes de la fauna cubana se complementan con especies introducidas como los venados que no han dañado el ecosistema.

El principal río, el San Juan, propicia saltos, embalses naturales, que hacen las delicias de los asistentes. El cultivo del café es la principal actividad económica de la zona, pero el turismo ha ido sustituyéndola, no sólo por los hoteles existentes sino por los servicios de alojamiento y gastronómicos que muchos locales brindan.

Recientemente en la zona se reunieron representantes de todas las Zonas Protegidas de la isla y reconocieron que allí la naturaleza y el hombre conviven en total armonía y entregan a los visitantes algo que cada vez resulta más escaso en cualquier país, el disfrute de paisaje, flora y fauna, acompañados de la calidez propia del cubano.

Quienes se interesen por conocer más de este paraíso pueden hacerlo accediendo al email reserva@hvs.tur.cu o buscando información en la red.

Soroa, junto a Viñales, o La Moca (Las Terrazas) son un destino inigualable para quienes buscan la paz, el sosiego, el enriquecimiento espiritual, que sólo la naturaleza nos puede brindar.

Un comentario en “Soroa, donde la naturaleza y el hombre conviven”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s