CUBA: LA DIPLOMACIA Y LOS CAMBIOS VAN DE LA MANO

Por N. Mario Rizzo Martínez

(Corresponsal de UNQR para el Caribe)

CubaLA HABANA.— El Presidente Raúl Castro ha arribado a Moscú luego de una breve visita a Argelia. Desde ya la cancillería anunció que de regreso a La Habana pasará por Roma donde tendrá entrevista con el Papa Francisco, y luego rápido a La Habana donde recibirá al Presidente francés.

Todo esto ocurre luego de que varios cancilleres europeos visitaran la isla y que incluso el encargado de los asuntos exteriores de Japón, también de visita en Cuba, se entrevistara con Fidel Castro para que pocas horas después el presidente venezolano asistiera al desfile del 1 de mayo en La Habana.

Los cancilleres del ALBA se reúnen y otro tanto ocurre con los de la CELAC, entidades en las cuales la diplomacia cubana juega importante papel.
La lluvia de empresarios, comerciantes, políticos norteamericanos no se detiene y en otras partes comienzan a preocuparse por los efectos negativos que para ellos pueda tener la normalización de relaciones USA-Cuba. Es el momento de sumarse a los interesados en invertir o comerciar con la isla.

Sin embargo la impresión que tal vorágine pudiera producir no alcanza los niveles esperados: es como si todo se hiciera sin apuro y calculando por donde podrían ir los mayores beneficios para un país de primer mundo en cuanto a educación, salud pública, seguridad social y civil, pero con una importante asignatura pendiente, la economía.

Que el presidente esté en Moscú tampoco es casual. Rusia, acosada por sanciones de occidente y con su frontera suroccidental amenazada por el conflicto ucraniano, está haciendo sus mayores esfuerzos por aumentar su protagonismo internacional incluso llegando a gigantescos acuerdos económicos con China, los restantes países BRICS, América Latina, y África. Todo parece indicar que además del enorme desfile militar previsto por el 70 aniversario de la derrota del fascismo se darán cita allí numerosos líderes que aprovecharán la oportunidad para alinear posiciones.

Excluida ya la isla de la tenebrosa lista de países que auspician el terrorismo y a la espera de que sean reabiertas las respectivas embajadas, la principal ocupación de los políticos norteamericanos se desplaza hacia los asuntos domésticos, las elecciones presidenciales de 2016 que ya acaparan la atención general con una lluvia de posibles candidatos de ambos partidos que tratarán de obtener fondos y votos de a como de lugar, y entonces, sólo entonces, el tema Cuba volverá a la palestra pública en EEUU.

Un comentario en “CUBA: LA DIPLOMACIA Y LOS CAMBIOS VAN DE LA MANO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s