REVOLTIJO

Por Eloísa González Martín del Campo

Sector educativo en picada

¡Maestrazos! Hay de maestros a maestros y así tenemos maestrazos, buenos maestros, maestros y pésimos maestros. Queda muy claro que en México abundan y por montones los pésimos maestros si así se les puede llamar por no aplicar otro calificativo que los pueda ofender. Esto de los pésimos maestros no es secreto para nadie y mucho menos para los 27 millones de estudiantes de todos los niveles educativos, es decir, desde preescolar hasta universidad que a diario tienen que padecer la ineptitud, carencias, falta de vocación, mal humor y a veces hasta el acoso de sus “maestros” que lejos de educarlos y enseñarlos lo único que logran es confundir más a sus estudiantes y de paso consiguen que aborrezcan de por vida la o las materias en donde los estudiantes tuvieron la desgracia de que les tocara un mal maestro.

Si México se caracterizara por tener buenos maestros pues como dicen por ahí otro gallo nos cantara y no tendríamos que aguantar hasta lo que no en escuelas públicas y privadas por causa de maestros (as) que sencillamente no están comprometidos con la educación de sus alumnos, no tienen vocación para enseñar, no cuentan con una capacitación permanente y de pilón tampoco con la paciencia, cariño y tolerancia que tanto se necesita para dar clases quedándose sus estudiantes al final de cada ciclo escolar como empezaron o sea con la mente en blanco y con una profunda confusión y desconocimiento de la materia impartida.
¿En dónde hemos visto este panorama tan caótico y confuso? Estarán de acuerdo conmigo que en México y lejos de avisorar una mejora para los siguientes ciclos escolares todo indica que el sector educativo va en franca picada sin excepción, es decir, ya no hay diferencia entre escuelas públicas y privadas o bueno sí la gran diferencia sería que en las segundas (privadas) los padres de familia tienen que pagar miles y miles de pesos mes a mes con la promesa casi siempre incumplida de que sus hijos tendrán una buena educación pues nada más falso porque en dichos planteles las deficiencias también están a la orden del día y vemos como en las escuelas particulares hay que tener una buena suma de dinero o cuenta bancaria para pagar libros, útiles escolares, uniformes, inscripciones, clases extraescolares, materiales escolares de todo tipo que piden los maestros durante el año, trajes y vestimenta especiales para los distintos festivales que se organizan en el año (de primavera, día de la madre, del niño, fin de cursos), apoyo económico para diversas causas y como si todo esto no fuera suficiente también hay que pagar hasta por clases de regularización en caso de que el alumno (a) este bajo en alguna materia o materias.

En nuestro país las niñas tienen un menor índice de reprobación que los niños en las pruebas de evaluación académica PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) encontrando resultados “preocupantemente” altos en los niveles de reprobación de niños y niñas mexicanas en las tres materias centrales de las pruebas PISA: Comprensión de Lectura, Matemáticas y Ciencias . Para la OCDE la diferencia es de 9 por ciento de niñas reprobadas contra el 15 por ciento de los varones. Cerca del 28 por ciento de las niñas reprobó sus exámenes mientras que el porcentaje en los varones fue del 33 por ciento. ¡Uff! Más que educar parece que a estas escuelas lo que les interesa es continuar con sus negocios y dicho sea de paso se trata de negocios redondos (escuelas privadas). Si el tema de las múltiples deficiencias académicas con la que salen cada año los estudiantes lo considero grave el asunto del acoso o abuso de parte de un profesor(a) hacia alguno de sus alumnos pues creo que es aberrante y que no debería ocurrir en ningún plantel mexicano pero por desgracia las cosas no son así y para variar y no perder la costumbre cada ciclo escolar es mayor el número de maestros (as) que cometen toda clase de abusos en contra de sus estudiantes y que van desde las agresiones verbales, físicas e incluso sexuales.

Los maestros no serán buenos para dar clases pero qué tal para organizar marchas, plantones, mítines, bloqueos y todo clase de desmanes pues para eso se pintan solos y en lugar de andar de revoltosos mejor deberían de dedicarse a dar clases y verificar que sus alumnos efectivamente avancen en las distintas materias en lugar de ocupar su tiempo en las organización de diversas movilizaciones a lo largo y ancho del país que como ya se vio no dejaron nada bueno. Siempre he dicho que la peor forma de expresar nuestras inconformidades y desacuerdos es a través de marchas, plantones, mitines y peor aún con desmanes ya que a fin de cuentas lo único que se consigue es afectar a terceras personas que poco o nada tienen que ver con el sector educativo. Si la educación va en decadencia poco o nada importa y mientras tanto los maestros celebraron su día el pasado viernes 15 de mayo con un puentazo teniendo suerte de que la fecha coincidiera en viernes y así descansar casi cuatro días al considerar que el jueves 14 de mayo fue un día perdido desde el punto de vista académico con la serie de convivios y festejos que se organizaron en las escuelas con el ánimo de celebrar a los maestros. En fin que se perdieron dos días más de clases (jueves 14 y viernes 15) retornando a clases hasta el lunes 18.

Aunque los malos y pésimos maestros y maestras de todas las materias habidas y por haber son mayoría en México también hay contadísimas excepciones y no puedo dejar de mencionar a los escasos y en extinción de los extraordinarios maestros que los encontramos con lupa pero aún existen pues para los maestrazos una sincera felicitación y mi reconocimiento por la gran labor que desempeñan a diario en el salón de clases. Como estudiantes a todos nos han tocado buenos y malos maestros (as) en lo personal tuve la suerte de tener buenos maestros en la mayoría de los casos aunque también me tocó uno que otro pésimo que jamás olvidaré por su ineptitud y múltiples deficiencias. Pese a que el panorama es gris con tendencia a convertirse en negro en el sector educativo ya estamos a nada de que termine el ciclo escolar (14 de julio) con el deseo de que para el siguiente año escolar nuestros maestros se pongan las pilas y trabajen al cien por ciento a favor de la educación de sus estudiantes que para eso les pagan y muy bien en el caso de las escuelas particulares.

En 1918 se llevó a cabo en México la primera conmemoración del Día del Maestro, el decreto fue firmado por el presidente Venustiano Carranza. La iniciativa fue aprobada en 1917 y un año después se celebró por primera vez está fecha. La Conferencia Interamericana de Educación (celebrada en Panamá en 1943) recomendó celebrar el Día Panamericano del Maestro el 11 de septiembre (fallecimiento del educador y presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento). Los estados con más profesores son el Estado de México y el Distrito Federal y las entidades con menos maestros son Baja California Sur, Colima y Campeche. Un 80 por ciento de los maestros, hombres tienen escolaridad superior y un 72 por ciento en el caso de las maestras. En México hay un millón 800 mil maestros de los cuales un 61.3 por ciento son mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s