REVOLTIJO

Por Eloísa González Martín del Campo

Juegos que matan

Mortal juego. En eso se convirtió lo que parecía un inofensivo y divertido juego entre niños en Chihuahua dejando como resultado un niño de escasos seis años muerto. Un grupo de menores se reunieron para jugar como millones de infantes mexicanos lo hacen con compañeros y amigos por las tardes, sin embargo, en esta ocasión se trató de un juego poco común entre la infantes pues jugaron al secuestro y al no medir las consecuencias de sus actos a los pocos minutos el juego se salió de control provocando la muerte del pequeño Christoper.

Como sociedad ¿hasta dónde hemos llegado?, ¿Qué pasó por la mente de los menores que jugaban a secuestrar a un compañerito? Y peor aún ¿no se dieron cuenta de las graves lesiones que le ocasionaron al niño?, ¿en dónde se encontraban los padres de los niños al momento del trágico suceso? Híjole son muchísimas las preguntas que se pueden formular sobre este espeluznante caso ocurrido por cierto muy cerca del penal de Chihuahua que segura estoy no tienen respuesta o al menos no una convincente. Sin duda al transcurrir de los años los juegos infantiles cambian y evolucionan pero jamás se deben distorsionar. Es cierto que hace décadas los niños salían a la cuadra de su casa a jugar, saltar la cuerda, andar en bici, patineta o avalancha y los más pequeños en triciclo pero a ninguno se le hubiera ocurrido jugar al secuestro y mucho menos causar daño a algún compañero de juego y ahora sucede lo contrario y lejos de que los juegos se lleven a cabo en un ambiente sano y creativo se realizan casi siempre con violencia y peor aún con la clara intención de dañar, lastimar y en el peor de los escenarios causar la muerte como ocurrió con este pequeño de seis años.

Christoper Raymundo Márquez murió el pasado 14 de mayo cuando un grupo de cinco adolescentes- dos niñas de 13 años, un niño de 11 y dos más de 15 años lo amarron y le pusieron una vara en el cuello con la que lo semi asfixiaron, enseguida le arrojaron piedras, le encajaron una navaja en la espalda y una vez muerto lo arrastraron a una excavación cubriéndolo con tierra, maleza y un animal muerto con la intención de no llamar la atención sobre los atroces hechos. La indignación y coraje en el país no se hizo esperar tras conocer los abominables hechos y no es para menos al tratarse de un hecho nunca antes visto por el grado de violencia y saña con la que le quitaron la vida al pequeño Christoper quien al ser el menor de los adolescentes no pudo hacer absolutamente nada para defenderse. Ante la indignación durante el fin de semana alrededor de 400 personas marcharon en Chihuahua con el fin de exigir justicia por la muerte del niño en la que están implicados cinco adolescentes. “Queremos presos”, “Ni perdón ni olvido” o “Yo me pregunto, ¿dónde estaban los padres de los asesinos?” son algunos de los carteles que mostraron los manifestantes. El contingente que estaba formado por varias familias vestidas de blanco exigió que los cinco implicados en el homicidio reciban castigo ejemplar pero por tratarse de tres jovenes menores de 14 años no se les puede dictar una sentencia de cárcel. Habrá que esperar la resolución final de este caso y sobre todo que tipo de castigo se les dará a los cinco adolescentes implicados en tan lamentable hecho.

Por lo pronto mi más sentido pésame para la madre del menor fallecido quien con toda razón pide que se haga justicia porque independientemente de los motivos que orillaron a los adolescentes a jugar al secuetro no hay vuelta atrás y nadie podrá reparar el daño ocasionado a la madre de Christoper quien perdió a su hijo en lo que parecía una tarde como cualquiera en la que un grupo de niños se reunió para aparentemente jugar de manera inofensiva.

Ni sus institutos a su cargo los salvan

De la raya nadie escapa. Siguiendo con noticias por demás desagradables para el país resulta que en el transcurso de la semana murieron el ex titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Juan Molinar Horcasitas y el actual director del ISSSTE, Sebastián Lerdo de Tejada. Qué vueltas da la vida y una vez más compruebo que cuando a alguien le toca pues le toca y no hay quien lo salve. Qué ironía que los directivos en el país tanto del IMSS como del ISSSTE murieron a temprana edad de distintos padecimientos y ni en los institutos a su cargo pudieron salvarles la vida. El primero de ellos, Juan Molinar Horcasitas, murió a los 59 años a causa de una esclerosis lateral amiotrófica que padecía desde hace varios años, mientras que, el segundo Sebastián Lerdo de Tejada falleció a los 48 años de manera inesperada y trágica al sufrir un paro cardiaco fulminante y ni el hospital Adolfo López Mateos perteneciente al ISSSTE pudo hacer nada para salvar la vida de su director. El primero panista y el segundo priísta, el primero ex director del IMSS durante el sexenio de Felipe Calderón y el segundo actual director del ISSSTE. Es una lástima que ni el IMSS ni ISSSTE salvaron la vida de sus dirigentes ahora fallecidos por cierto a temprana edad. La base de trabajadores del ISSSTE asciende a 102 mil, de los cuales 78 mil son de base para atender a 12.7 millones de mexicanos.

Infierno en Michoacán

Ahora tocó el turno a Michoacán. La balacera que duró más de tres horas en Tanhuato, Michoacán dejó un saldo de 43 muertos de los cuales 42 eran sicarios. Los sangrientos hechos ocurrieron en un ataque de la Policía Federal contra integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación en donde además de los muertos se decomisaron armas de grueso calibre. Sin duda, la violencia se extiende como la humedad en el país dejando atónitos a millones de mexicanos que simplemente no pueden creer lo que ocurre en el país. A los tapatíos nunca se les olvidará la jornada de violencia y terror que vivieron hace unas semanas y a los michoacanos estoy segura que tampoco.

A extremar precauciones

Sí estimados lectores de Revoltijo en estos días de intenso e insoportable calor lo único que nos queda es extremar precauciones y aplicar en la vida diaria sencillas medidas preventivas entre las que se encuentran evitar el consumo de alimentos y bebidas en la vía pública, lavarse perfectamente las manos antes de comer y después de ir al baño, evitar exponerse al sol de manera innecesaria, aumentar el consumo de líquidos de preferencia agua simple o de frutas naturales, utilizar ropa holgada y de preferencia de colores claros y ante la sospecha de que se pueda sufrir golpe de calor o deshidratación acudir de inmediato al médico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s