PUNTO EXACTO

Por Julián Puente

Solidaridad, ejemplo nacional de inclusión

El tema de la inclusión social de personas con capacidades diferentes ha sido en muchas ocasiones tema de bandera en campañas políticos sin que realmente existan acciones concretas para este sector de la población, sobre todo que les facilite el acceso a una vida mejor.

Sin embargo hay que reconocer que existen servidores públicos que si se preocupan por mejorar las condiciones de vida de las personas con alguna discapacidad, en este caso quiero poner de ejemplo al municipio de Solidaridad donde el presidente municipal, Mauricio Góngora Escalante y su esposa Cinthia Osorio desde el inicio de la administración municipal han aterrizado diversos proyectos de inclusión apoyados desde luego por el gobernador del estado, Roberto Borge Angulo así como de la presidenta del DIF estatal la señora Mariana Zorrilla De Borge.

Lo que se ha realizado en específico en el municipio de Solidaridad es un avance significativo en el camino que pretende sentar las bases para que la sociedad logre la integración de los discapacitados y les asegure las máximas posibilidades para desarrollar sus potencialidades.

Hoy en día Playa del Carmen es un referente a nivel nacional al ser la primera playa publica para personas con discapacidad, ejemplo que ya están tomando otras entidades del país pero en lo que se refiere al estado su aplicación en otros municipios ha sido lento.

Los esfuerzos que se han hecho en esta materia desde el ámbito estatal y también desde el privado han sido múltiples y valiosos, pero probablemente, el desafío más importante que resta por superar es que se logre un cambio cultural, donde se reconozca que la situación que enfrenta quien tiene una discapacidad no es sólo resultado de un problema de salud, sino también la consecuencia de la interacción de esa incapacidad “con elementos contextuales, como barreras del entorno y restricciones a la participación en la sociedad”.

Hoy en día existe una gran cantidad de personas cuyas vidas pueden ser impactadas positivamente, si se remueven las barreras de todo tipo que persisten aún para su plena integración. Entre ellas están, por ejemplo, las dificultades de acceso a quienes tienen discapacidad de tipo físico, a las dificultades para obtener educación de calidad en los distintos niveles a quienes tienen algún tipo de discapacidad cognitiva.

Pero se está avanzando en la inclusión, considero que falta mucho, las personas con discapacidad siguen siendo vulnerables, muchas veces no se hacen valer sus derechos. Hace falta mayor poder de sanción y de cultura, por ejemplo es lamentable el ver que la gente joven sobre todo, ocupe los asientos del autobús o del estacionamiento de la plaza comercial que están marcados para personas con discapacidad o que en caso de requerirlo nadie les ofrezca una mano para poder cruzar la calle.

Hoy el municipio de solidaridad ha demostrado que con voluntad de hacer las cosas se puede apoyar en grande a ese sector, la construcción de parques, acceso a playas, acceso a edificios públicos para este sector ya es una realidad y creo que será una de las mayores satisfacciones que se lleven al momento de concluir su periodo Mauricio Góngora y Cinthya Osorio.

Por quién votar

El próximo 7 de junio tendremos la oportunidad de elegir a nuestras próximas autoridades. En la inédita jornada comicial del primer domingo del sexto mes del año, habremos de votar también por candidatos independientes, por lo que de entrada será una elección histórica ya que por primera vez dicha figura política estará participando en una contienda.

En este proceso electoral 2015 participan 10 partidos políticos, PRI, PRD, PAN, PVEM, PT, PANAL, MC, Morena, Encuentro Social y Humanista, que se supone postularon a los mejores personajes que habrán de representarnos y tomar decisiones por nosotros.

La lista de aspirantes es larga y hay de todo, desde “chapulines” que van de partido en partido, parientes de políticos, quienes recurren a la parentela para seguir viviendo del presupuesto. La indecisión de los electores rumbo a las elecciones del próximo 7 de junio se acentúa cada vez más.

La pregunta que surge es ¿por quién va a votar? De tiempo atrás quienes asisten a la urnas a emitir su voto lo anulan como señal de desacuerdo con los que aparecen en las boletas u otros lo hacen por el “menos malo”, pero en el proceso electoral que se avecina podrían no asistir ni unos ni otros pues los anuncios a todas horas en radio y televisión en lugar de animar al electorado, lo ahuyentan, porque todos los partidos políticos se promocionan como aquellos que ven por los intereses de los ciudadanos o que cumplen lo que prometen, pero la realidad es otra.

Ya sé que un porcentaje de quien me lee considera que votar no sirve de mucho y creen que a pesar de hacerlo, nada cambiará. Esa, mis lectores, es una concepción simplista y reduccionista, estoy convencido de que ejercer todas las herramientas ciudadanas que estén a nuestro alcance SÍ hacen la diferencia y provocan, de manera paulatina, cambios y sinergias.

En las últimas elecciones, el abstencionismo ha sido el gran vencedor y en lugar de que la autoridad electoral junto con el Poder Legislativo pudieran diseñar leyes que buscaran disminuirlo aquel para que los electores acudan a las urnas, solamente se ha fortalecido a los partidos políticos que van mermando cada vez con más frecuencia el poder del árbitro electoral.

No se trata solamente de inundar con millones de spots las pantallas de televisión o las frecuencias de radio para despertar en el electorado el interés por participar en las elecciones sino que deben de buscarse mejores estrategias para que los ciudadanos ejerzan el derecho de votar, aunque una medida debería ser que no solamente sea un derecho sino una obligación acudir a las urnas.

Ese debe ser el reto para el Legislativo porque de lo último que se aprobó en materia electoral, fue la reelección de legisladores para quienes sean electos el 7 de junio puedan repetir, pero si de por sí son electos por una minoría de ciudadanos, esa misma minoría sería quien los elegiría nuevamente, por lo que representan a un pequeño sector de la población.

Todos los partidos políticos, como nunca antes, están ante un gran reto. La sociedad en su conjunto ha perdido la conexión con la clase política. La percepción es generalizada, que va desde foros académicos especializados, reuniones de cámaras empresariales, pláticas cotidianas de café, en todos lugares el sentir es similar, no hay confianza en los políticos.

Ante esta situación Los partidos políticos están obligados a redefinirse, deben ordenar y limpiar la casa. No pueden permitir más escándalos de corrupción, de malos manejos de recursos públicos, de favoritismos ni de compadrazgos. En esta lejanía entre partidos políticos y sociedad civil nadie gana. Los ciudadanos ya han dejado muy claro que quieren y que no quieren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s