NEUROCIENCIAS Y PSICOLOGÍA ¿MANCUERNA O DICOTOMÍA?

Por Isabel González

Desde el nacimiento del método científico las ciencias duras tuvieron la ocasión perfecta para demostrar “definitivamente” que poseen la verdad sobre aquellas que prescinden de él, pues conocimiento comprobado, conocimiento aprobado. Las ciencias duras se han dado a la tarea de postularse como la verdadera y única vía hacia el conocimiento útil, sin embargo con el paso de los años se comprueba que no siempre el método científico puede contribuir a la transformación de la realidad.

Las neurociencias han tenido su boom hoy en día, pues la nanotecnología apunta a escarbar en los rincones más profundos del cerebro para intentar igualar tan solo algunas de sus cientos de miles de funciones. Si bien es cierto que las neurociencias deberían ser un terreno multidisciplinario, muchos diplomados en psicología clínica se dan a la tarea de dejar a un lado las cuestiones más sociales de la formación de las actitudes, lo que hace que más que inclusivas, las ciencias de estudio del cerebro se vuelvan exclusivas.

A pesar de que entre las neurociencias podemos encontrar a psicólogos cognitivistas o experimentales, el psicoanálisis ha hecho importantes contribuciones a la comprensión y aprehensión del desarrollo humano desde hace más de 100 años.

En cuanto a la mancuerna neurociencias con la psicología, algunos estudiosos de la materia gris han asegurado que gracias a esta disciplina han podido esclarecer las relaciones entre el cerebro humano y el comportamiento definiendo, por ejemplo, las capacidades que tiene una persona para diseñar tareas experimentales o para reaccionar ante ciertos estímulos tanto negativos como positivos y cómo afectan los mismos en el comportamiento neuronal.

El psicoanálisis difiere de una manera importante de la psicología clínica: el psicoanálisis nunca ha querido ser una ciencia comprobable, pues no se trata de diagnosticar al paciente, sino de desenmarañar el tejido de síntomas y vivencias que se dan diariamente y siendo esta una tarea tan compleja y diferente entre cada miembro de lo social, no se puede acudir con un molde esperando que tal o cual persona le encaje completamente; es más allá de memorizar padecimientos, analizar psiques.

La psicología y las neurociencias, por otra parte, han trabajado de la mano durante los últimos años gracias a la similitud de objetivos en su estudio, que son definir, comprobar y plasmar en manuales lo general de la personalidad humana.

AMPIEP (Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis) es un centro de investigaciones en el cual se intenta hacer una suerte de centro integral, en donde más allá de descartar conocimientos se trata de crear conexiones entre las disciplinas que puedan ayudar a una comprensión más completa de la psique humana. La Asociación, con el objetivo de mejorar cada día ha creado una buena cantidad de diplomados en psicologia clinica, maestrías y posgrados y especializaciones para guiar a los alumnos por las vías del conocimiento psicoanalítico, logrando establecerse como uno de los lugares más prestigiosos para estudiar esta disciplina. Conoce más sobre AMPIEP y su oferta académica aquí:
http://www.ampiep.org/instituto/formacion.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s