La izquierda, hundida, buscará recomponer el camino

CANCÚN.— Convencido de la amarga derrota sufrida en las pasadas elecciones federales, el Partido de la Revolución Democrática está consciente que la división de la izquierda fracturó el voto y de esa forma será imposible un avance de esta ala política, por lo que intentará la unidad, lo cual parece imposible luego de la fuga de militantes, pleitos internos y revanchismos que tienen al PRD postrado en la mayor crisis de su historia.

Sin embargo la reconciliación se antoja difícil por la falta de autocrítica y soberbia de sus dirigentes, que se empeñan en “maquillar” los resultados mediante el autoengaño, al afirmar que el sol azteca no sufrió retroceso, sino que sólo tuvo un punto porcentual menos en las elecciones del 7 de junio, según afirmó en visita a este polo turístico Eduardo Sobrino Sierra, delegado del CEN del PRD para Quintana Roo, sin haber mencionado que en realidad se trató de la más desastrosa derrota electoral, al no haber retenido el Distrito 03 y haber sido superado por el PVEM, PRI, PAN y Morena, partido este último que nació del desprendimiento de militantes del PRD.

Pero el delegado del CEN del sol azteca vio otra cosa, que la izquierda en conjunto (PRD, Morena, Movimiento Ciudadano y PT) logró un alto porcentaje de votos, casi 29 por ciento, sin querer tomar en cuenta que Morena ha marcado un punto y aparte del PRD y que el Partido del Trabajo fracasó en su intento de obtener al menos 3 por ciento de la votación y está a punto de perder su registro como partido político nacional.

En este análisis distorsionado se basa Sobrino Sierra para asegurar que la izquierda “es la mejor alternativa para dar respuesta a las demandas sociales”. No obstante, la realidad es que el PRD está más dividido que nunca, con pleitos internos que se han agudizado en los días recientes entre Julián Ricalde Magaña y Gerardo Mora Vallejo, con motivo de los resultados electorales y con el “coqueteo” del ex presidente municipal de abandonar al partido para sumarse a Morena, que haría más crítica la situación interna y reflejaría la realidad del PRD, partido al que muchos ciudadanos que votaron por él en pasadas elecciones esta vez le dieron la espalda.

Ante este panorama sombrío y de incertidumbre, Sobrino Sierra manifestó que para la elección de 2016, el sol azteca necesita como primer paso construir un frente amplio que genere unidad, con el fin de que la izquierda busque los mejores perfiles para encabezar las candidaturas con un proyecto abierto que contenga una oferta social ciudadana. Para ello se valorarán, dijo, a personajes internos, externos y de la sociedad civil.

Por su parte Emiliano Ramos Hernández, presidente estatal del PRD, adelantó que iniciarán las pláticas con los dirigentes de los diferentes partidos de izquierda a fin de ir construyendo un proyecto común, incluyendo a Morena, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y Encuentro Social.

Sin embargo el mismo Ramos Hernández en días pasados “destapó” a Julián Ricalde, creando una oleada de polémica, dimes y diretes y acusaciones mutuas por el fracaso electoral y cuestionamientos a la figura del ex alcalde como posible abanderado del PRD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s