ONCE HORAS EN LA HABANA

Por: N. Mario Rizzo Martínez

(Corresponsal de UNQR para el Caribe)

LA HABANA.— La visita de John Kerry a La Habana apenas ocupó 11 horas de su apretada agenda. Era el primer Secretario de Estado (Canciller o Ministro de Relaciones Exteriores) que visitaba la capital cubana desde que a mediados de la década del 40 del pasado siglo lo hiciera quien por aquellos años ocupaba igual cargo.

En ese corto tiempo tuvo la posibilidad de asistir al izamiento de la bandera norteamericana en la ahora embajada de EEUU en Cuba, reunirse con funcionarios y familiares de la misión, sostener un encuentro con el canciller cubano Bruno Rodríguez seguido de breve conferencia de prensa conjunta, visitar al cardenal Jaime Ortega en el Arzobispado de La Habana, recorrer lugares emblemáticos de La Habana Vieja acompañado por el historiador de la ciudad Eusebio Leal, conocer la finca La Vigía donde vivió el premio Nobel Ernesto Hemingway, y hacerse presente en la residencia del embajador donde también se izó la bandera estadounidense antes de celebrar con varios invitados el histórico suceso.

El maratón diplomático no estuvo exento de matices turísticos, lo cual comenzó desde que al iniciar su discurso, de espaldas al mar, señalara que agradecía le hubiesen permitido aparcar su transporte detrás del podio al tiempo que los asistentes y televidentes pudieron apreciar tres vehículos Chevrolet, entre ellos un Impala 1959, facilitados por el Club de Autos Clásicos de La Habana.

Hubo también emoción, pues la bandera a izar fue entregada a los jóvenes marines encargados de la tarea por tres veteranos quienes en 1960 fueron los encargados de arriarla tras haber los EEUU roto sus relaciones con Cuba.

El discurso no aportó nada nuevo, así como la entrevista de prensa, salvo el acuerdo entre las partes de nombrar una comisión encargada de organizar el debate de los temas en litigio tratando de adelantar en todo lo posible en aquellos donde existen coincidencias y preparar las discusiones sobre los más difíciles, o visto de otra forma, conseguir resultados lo más rápidamente posible sin renunciar cada parte a lo que considera sus principales reclamaciones.

Los EEUU pretenden lograr convertir a Cuba en una democracia representativa al más puro estilo “occidental” y conseguir sean compensadas las empresas norteamericanas cuyas propiedades fueron nacionalizadas hace 55 años.

Cuba exige la supresión del bloqueo-embargo comercial y financiero, la devolución del territorio ocupado por una base norteamericana en la bahía de Guantánamo, la suspensión de las transmisiones radiales y televisivas hacia la isla, la indemnización por las pérdidas producidas por el bloqueo, entre otros reclamos.

De hecho ambas partes coinciden en que sostener relaciones diplomáticas plenas sólo es una forma de iniciar un largo y complicado camino hacia la normalización.

Los EEUU en un año preelectoral, deben calcular los costos políticos que un cambio radical hacia Cuba pudieran representar, mientras todo parece indicar que los demócratas no olvidan aquellas elecciones que les fueron robadas por obra y gracia de la derecha ultraconservadora cubano norteamericana de La Florida hace 15 años. Habrá que esperar algo más de un año para conocer si un nuevo inquilino demócrata impulsaría aún más el acercamiento o si un republicano haría lo posible por dar marcha atrás.

Lo cierto es que Kerry, aquejado aún por su fractura de pierna, no pudo pedalear por el Malecón habanero, pero sí pudo al menos conversar con artesanos, ver sitios emblemáticos de la ciudad, intercambiar con personalidades y transeúntes, olvidando muchas veces el bastón que todavía utiliza.

No es difícil imaginar que por mucho tiempo John Kerry recordará su visita a La Habana con un radiante sol, una elevada humedad relativa, y altas temperaturas, pero no por las condiciones meteorológicas sino por lo de muy productivo que su estancia de once horas puede resultar si ambas partes coinciden en seguir avanzando por un camino imposible de imaginar hace sólo unos pocos meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s