El PAN pasó de idealistas y hombres de bien a vividores

Por Konaté Hernández

CANCÚN.— Con en el paso del tiempo el Partido Acción Nacional ha dejado de ser una escuela de líderes preocupados por representar y defender los intereses de una sociedad ávida de justicia y de ser escuchados, pues con la llegada de oportunistas y haraganes dejó de ser el partido de las preferencias mayoritarias.

logo panEs lamentable la falta de formación de los actuales integrantes, así como el desconocimiento de los principios doctrinarios y la historia, por parte de sus pseudolíderes, preocupados por sus propios intereses que los de aquellos a los que representan, como el actual dirigente Eduardo Martínez Arcila y Patricia Sánchez, y por el grupo antagónico de la dirigencia, Sergio Bolio Rosado, que por no “convenir” a sus intereses se separó de quien tanto promovió. Esta división en grupos de intereses lo único que ha logrado es la pérdida de identidad de la institución.

Hace varias décadas quienes aspiraban a ser candidatos a cualquier cargo por elección popular, sea al interior o al exterior, lo hacían con verdadera convicción, aun a sabiendas que no tenían los suficientes recursos económicos para ir contra toda la maquinaria electoral del sistema político gobernante. Y es que por aquellas épocas se hablaba mucho de la “mística”, que era lo que fortalecía y animaba a quienes se atrevían a ser candidatos, a sabiendas que iban a perder pero convencidos de la fuerza de la democracia, sobre todo la democracia interna que se practicaba por esos años y que en la actualidad por no tener elementos para convencer utilizan los mismos métodos corruptos y gangsteriles del sistema político.

Aquellos candidatos aparte de tener convicción y mística panista, nunca se lanzaba sin una plataforma política, que se elaboraba previamente de acuerdo a las peticiones más apremiantes de la sociedad, misma que tal parece que a los lideres y aspirantes de la actualidad les resulta incómoda y una enorme carga al saber el compromiso que adquieren con la sociedad así como con el partido, por lo que para ellos es más fácil echar todo al bote de la basura antes que ser útiles a la sociedad.

Todo ello se vio en los dos sexenios gobernados por el blanquiazul, donde en vez de invitar a personas, más que preparadas, que estuvieran bien adoctrinadas, es decir contaran con un verdadero arraigo, personas con una verdadera convicción y mística panista, pero como estas personas les resultaban incómodas a quienes ejercían el poder, resultó mucho más fácil sacarlos del partido, pues como es bien sabido los panistas que dieron su vida por la institución, hoy comentan entristecidos y enojados que “al PAN no entra una persona por sí misma, sino que la meten, y cuando dicha persona resulta incómoda para los corruptos, no se sale, si no que la sacan”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s