ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

Lo que dice llamarse oposición en Quintana Roo al gobierno priista la tiene muy cuesta arriba en el próximo proceso electoral.
Si bien las estadísticas no votan son elementos importantes para sustentar el análisis.
Así la dupla PRI-PVEM contó con un universo de 157,314 votos.
Si la alianza “natural” PAN-PRD se conforma tiene un piso de 66,357 votantes a su favor, muy lejos de los partidos en el poder.
Morena por su parte contó con 49,563 votos y no pretende aliarse con los “corruptos” amarillos, azules y naranjas, entonces las manzanas no alcanzan ni espantan a los priistas.
La única forma de ganarle al “Dúo Dinámico” sería sí y solo sí todos los partidos de la mal llamada oposición se sumaran.
En un estado en donde el cinismo se percibe como política ficción, surrealismo o peor realismo mágico, en el que se autoproclaman “opositores” los dirigentes y “distinguidos” militantes que no son del PRI-PVEM por conveniencia histórica, pero que fungen como activos del gobierno y del partido en el poder a consecuencia de ser los receptores de prebendas, plato de lentejas o, en término más común: están maiceados por el gobierno estatal.
No les queda otra que esperar que un candidato les “caiga del cielo” y si es reconocido y si se llama Carlos y se apellida Joaquín pues qué mejor.
En el PRI existen media docena de aspirantes a la gubernatura, dos con posibilidades y otros con nombre de platillo yucateco “relleno” (negro).
A la punta van Mauricio Góngora y el ya mencionado Carlos Joaquín.
Los de adelante corren mucho y los de atrás se quedarán, dice la canción de nombre “A la víbora de la mar”, así que la voluntad de otro dúo González-Borge es que Mauricio vaya a la grande aunque se rompa la tradición que exige que un nacido en el estado sea el gobernador.
Esto solo pasaba en el Distrito Federal, en los estados es una norma más que obligatoria que solo los ciudadanos por nacimiento puedan ocupar el puesto mencionado.
Siendo así entonces Chanito iría a la presidencia municipal de Solidaridad, King de la Rosa a la Gran Comisión o de perdis como presidente municipal de Othón P. Blanco y los de atrás pues se quedaron.
Esto es lo que cambios más cambios menos quieren que se dé la mencionada dupla, pero más Félix, con el fin de extender el “Gonzalato” otros seis años, sólo falta lo que diga Peña Nieto.
Un Enrique que al menos ya sea el que palomee a los candidatos a gobernadores, puede ser que acabe su sexenio y que ni cuenta se dé que él era el que definía los puestos de elección popular más importantes para el país.
En este tenor el principal militante activo fuera del PRI es AMLO que al oponerse a las alianzas le pone en bandeja de plata las siguientes elecciones al PRI-PVEM, le “peje a quien le peje” al fin las rémoras que le acompañan y no solo les interesan las sobras.
Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s