ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

El misterioso caso de la desaparición de los olotes en la vida del PRD de Quintana Roo.

Según el dicho que reza: que cuando los burros son menos los olotes deberían de ser más, pero tal parece que los pocos que se han quedado en el partido amarillo no los encuentran y menos cuando se suman con el PAN y eso lo señala muy bien el grupo de los “isauros”.

La maltrecha izquierda en el estado no sabe sumar, tanto se empeñó en que los olotes fueran más que cuando logró que los militantes en pos de un hueso fueran menos ahora no les alcanza.

Pero no es la alianza con los azules, más bien es que la suma con el León así los ha dejado.

Decía Maquiavelo que cuando te unías a un Rey grande y poderoso era más fácil que terminara por absorberte y perder el pequeño poder, por lo que recomendaba mejor la suma de los pequeños en contra del mayor.

Ahora todo apunta hacia una desaparición de los representantes de esos partidos y la esperanza de tener verdaderos representantes de la oposición apunta hacia los coloreados a lápiz y un PES.

Ahora que se calmaron las aguas en el tricolor, desde la llegada del senador Félix González Canto, al señalar que el camino estaba parejo para Carlos Joaquín y los cinco proborgistas, se lee que el PRI privilegia la unidad aunque los olotes sean pocos.

Los esfuerzos por encontrar eco de unidad y generar una verdadera fuerza de oposición en el estado no prende, los motivos son diversos y uno de los que más preocupa es la excesiva importancia en las llamadas redes sociales.

Es necesario que las acciones no se limiten a tratar de multiplicar planes desde la señal salida de la fibra óptica y caminar los caminos en busca de más adeptos.

Aunque los destinatarios de los abarrotes, el “voto despensa” esté descontento con la disminución de los productos compravotos.

Playeras, carteles, panorámicos no van a sumar tanto como el dinero en efectivo, ya sea en forma de tarjeta SOMEX.

En todos esos puntos se le perdieron los olotes al PRD, es tal la falta de humildad en los dirigentes que les interesa más presumir su relación con el gobernador antes que quedarse en ceros.
Orgullosos de su supervivencia ahora sólo aspiran a una regiduría o diputación por la vía plurinominal.

La preeminencia del PRI se debe asegurar en base a una selección de candidatos basada en su preferencia en el electorado, lo contrario podrá generar un nuevo fenómeno gregoriano, chachista o gastonista, que sólo le encarecería la elección al PRI, excepto sí Carlos Joaquín es desairado por su partido.

Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s