A Paul se le ahogó otra vez su futuro político

CANCÚN.— Bastó una lluvia torrencial de aproximadamente hora y media para que Cancún quedara de nuevo bajo el agua y sumido en el caos vial, lo que vino a demostrar que la limpieza de pozos de absorción tan cacareada por el presidente municipal de Benito Juárez, Paul Carrillo, resultó una falacia del tamaño de los espectaculares en los que presume que la ciudad ya no se inunda.

DoncelesSólo había pasado una semana de las pasadas lluvias provocadas por la onda tropical número 44 y Cancún enfrentó otra vez su realidad, pese a que Paul Carrillo había anunciado un programa de limpieza de pozos de absorción, lo cual no es suficiente para la ciudad.

El centro fue un verdadero caos, donde el tránsito era a vuelta de rueda debido a que la inundación volvió complicada la circulación por avenidas clave como Uxmal, Náder y ni se diga la Bonampak, vía esta última de suma importancia para acceder a la zona hotelera y hacia la zona comercial de Plaza Las Américas. En la Bonampak fue tal la inundación de la Uxmal a la Cobá, de norte a sur, que cruzar ese pequeño tramo llevaba hasta 40 minutos, pues la fila de vehículos iniciaba desde el cruce con la avenida García de la Torre y el semáforo entre Bonampak y Uxmal no controlaba absolutamente nada, pues imperó la ley de la selva, mientras que elementos de Seguridad Pública y Tránsito no atinaban a siquiera intentar organizar el tráfico vehicular, que era sumamente denso. Algunos automóviles no pudieron pasar la zona inundada y sus conductores impotentes sólo atinaban a ver sus vehículos varados.

Similar situación se vivió en la avenida Náder, principalmente en el tramo entre Uxmal y García de la Torre, donde fue tal la inundación que pocos automovilistas osados se atrevieron a cruzar.

Otros puntos como el Crucero vivieron igual viacrucis y la mejor opción para quienes tenían la necesidad de salir era el transporte público, pues los vehículos particulares corrían el riesgo de quedarse varados ante la magnitud de la inundación. Por su parte los habitantes de la unidad Donceles volvieron a ver cómo entraba el agua a sus casas, situación que padecen con cada lluvia y la cual es sumamente frustrante.

Esta lluvia, torrencial pero corta, demostró una vez más que la limpieza de pozos de absorción no remedia la crítica situación que padece Cancún ante estas eventualidades, y de paso vino a deteriorar aún más el estado de muchas calles, sobre todo en colonias populares, donde por cierto ya se había iniciado el programa de bacheo y cuando sea retomado las cuadrillas se encontrarán con que los baches en un abrir y cerrar de ojos aumentaron de tamaño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s