Apertura en Cuba comienza a mostrar resultados

Por Luis Castillo

A casi un año del inesperado anuncio de Raúl Castro, presidente de Cuba y Barack Obama, líder de Estados Unidos, del acuerdo para normalizar relaciones diplomáticas entre los dos países rivales por más de 55 años, el acercamiento entre ambos lados del estrecho de la Florida y la apertura del régimen cubano hacia una economía mixta comienzan a dar resultados.

Las primeras medidas para suavizar el embargo tomadas por Obama, siempre acotadas por el escaso margen de maniobra que le dejan la persistencia del embargo, cuya derogación está en manos de la mayoría del Partido Republicano, han ido encaminadas a flexibilizar el acceso de la isla a la red mundial de fibra óptica y al internet por parte de la población. Por primera vez, miles de cubanos tienen la posibilidad de comunicarse con el mundo a través de sus teléfonos móviles en 35 zonas WIFI que la compañía telefónica estatal ETECSA-CUBACEL ha abierto en diversos parques públicos. Ahora, la misma compañía monopólica anuncia la apertura de más lugares con cobertura.

El levantamiento parcial de la prohibición a ciudadanos estadounidenses de viajar a la isla ha provocado un auge turístico desconocido, con un crecimiento de este sector próximo al 30 % sobre el año anterior y unas perspectivas inmejorables para los próximos años. La economía cubana va a rozar el 5% de crecimiento en este año, la mayor parte del mismo atribuido al turismo y a los servicios aparejados a esta actividad.

Los hoteles de La Habana están, en su mayor parte, renovando a marchas forzadas su equipamiento, remodelación de habitaciones y de instalaciones, ya que de aquí a fines del 2016 “no hay un cuarto disponible” por sobreventa, lo que está permitiendo que miles de arrendadores privados incorporen sus casas y departamentos como alternativa de alojamiento a miles de turistas.

Las compañías hoteleras internacionales tienen enfocadas sus baterías en la construcción de nuevos hoteles, tanto en las ciudades coloniales de la isla, como en los cientos de cayos de arena blanca con que cuenta el archipiélago cubano en sus más de 1000 kilómetros de longitud y con dos barreras coralinas frente a sus costas. Como aseguraba un hotelero español hace poco, “es el último lugar del Caribe totalmente virgen para el turismo”.

En Cancún (México), situado a 200 kilómetros de la costa occidental cubana, las autoridades turísticas mexicanas ya están negociando con el gobierno cubano la apertura de la fórmula multidestino, con opción para que los turistas visiten ambos destinos, ya que reconocen que la competencia con Cuba por la captación de visitantes va a estar muy dura.

Toda la isla de Cuba apenas cuenta en la actualidad con 30 000 habitaciones hoteleras en operación, frente a las 100,000 de Cancún-Riviera Maya o 50 000 de Punta Cana-Santo Domingo, pero las nuevas inversiones en el área del Caribe Occidental, según los expertos, se desviarán al recién incorporado nuevo destino de vacaciones

Captación de inversionistas extranjeros
Mientras delegaciones de políticos y empresarios de buena parte de los países de Europa, América Latina, Asia y Estados Unidos, vienen y van a la isla de Cuba, para no quedarse fuera del pastel que se avecina, hace apenas unas semanas el Gobierno de la isla presentó las primeras 15 empresas extranjeras autorizadas a establecerse en la Zona Franca del Mariel, apenas 35 kilómetros al occidente de La Habana.

En su reciente visita del presidente de Cuba, Raúl Castro y su homónimo mexicano Enrique Peña Nieto, a la ciudad de Mérida, Yucatán, que es el lugar más próximo a la isla, la Cámara de Comercio local presentó una lista de más de 150 empresas yucatecas y mexicanas interesadas en instalarse en la isla. Abarcan desde cementeras a navieras, líneas aéreas o productores de básicos como harinas, aceites, o piensos compuestos, lo que hace vislumbrar un fuerte crecimiento económico de la isla en los próximos años en base a inversiones extranjeras y el turismo.

Hace apenas un mes, funcionarios cubanos se trasladaron a Madrid para negociar con el Gobierno español la autorización para que las empresas SEAT y ROCA puedan establecerse como ensambladoras en la Zona Libre, ya que serán estratégicas en el futuro económico de la isla.

Problemas internos
Mientras, con muchos temores internos, el Gobierno Cubano se lanza lentamente al cambio de modelo económico, los problemas de encarecimiento, escasez y corrupción salen a la luz. Así, los agentes del equivalente occidental a la policía fiscal, llamado aquí Departamento Técnico de Investigación (DTI) del Ministerio del Interior, están descubriendo fraudes y desvíos económicos millonarios en algunas de las principales empresas públicas cubanas. En la única cervecera cubana, BUCANERO, fueron detenidos por robos masivos, hace apenas unos días, 405 personas, entre personal administrativo y distribuidores, que desviaron cifras millonarias de divisas. Otro ejemplo similar se ha dado en la mayor fábrica de refrescos y aguas embotelladas de Cuba, Ciego Montero, donde la intervención policial y las detenciones han sido masivas.

En el comercio minorista, controlado por empresas en manos de militares, como las cadenas CIMEX y TRD, el cambio de personal y su encarcelamiento está siendo relevante. Y como dicen los cubanos “y de aquí para abajo”, ya que la alteración de precios y sustracción de electrodomésticos y cualquier producto vendible en el mercado negro es una forma de vida para muchos miles de cubanos que con su escaso salario (un trabajador gana menos de 20 euros al mes) buscan sobrevivir en una economía inentendible para cualquier extranjero.

En busca de la residencia estadounidense
En los dos últimos años, 68 000 cubanos alcanzaron la frontera estadounidense a través de México para acogerse a la “Ley de Ajuste Cubano”, que les garantiza un apoyo económico inicial al llegar al país del norte y su residencia permanente antes de dos años. Cerca de 15 000 de ellos llegaron con pasaporte español. Son los llamados “Cubañoles”.

Desde el 17 de diciembre del año pasado, la cifra de cubanos en busca de esas ventajas migratorias se ha incrementado exponencialmente, ya que por todos los lados se escuchan opiniones de que la administración estadounidense podría cambiarla o incluso derogar la ley Helms-Burtón, que está en vigor desde 1996 y otorga estos derechos a cualquier ciudadano nacido en Cuba que pueda alcanzar por tierra la frontera estadounidense.

Ante el rumor muchos miles de cubanos, en su mayoría jóvenes, no quieren quedarse fuera de esas ventajas, aunque como sucede en muchos casos, una vez obtenida la residencia se regresan a Cuba, con la posibilidad de salir cada vez que quieren.

Muchos cubanos que no cuentan con pasaporte de un tercer país, están vendiendo sus propiedades y volando a Ecuador, único país que no les exige visado de entrada, para emprender por tierra el largo camino hasta la frontera norte de México. Más de 5 000 kilómetros donde tienen que soportar todo tipo de dificultades y peligros en manos de mafias organizadas del tráfico humano.

Hace unos días, entre Colombia y Panamá, en la selva del Darién, fueron encontrados 45 cubanos sin vida. En estos momentos, Panamá se dispone a deportar a 300 ilegales del país antillano; Costa Rica tiene detenidos a más de 1000 cubanos; Nicaragua se suma a la lista de deportaciones, mientras en Honduras y Guatemala están a la espera de seguir viaje un número indeterminado de ilegales.

Tras las conversaciones de días pasados entre Raúl Castro y Peña Nieto, los cerca de 500 cubanos detenidos en la estación Migratoria mexicana de Tapachula, Chiapas, esperan la decisión mexicana de darles el salvoconducto para seguir hasta la frontera estadounidense o ser deportados a su país. El drama humano continúa cebándose entre los cubanos por todo el continente americano, mientras la recientemente abierta embajada estadounidense en La Habana, está restringiendo más que nunca la entrega de visados para que los cubanos visiten su país e incumpliendo los acuerdos migratorios firmados con las autoridades de la isla. Pareciera que Barack Obama pretende reducir la presión sobre Cuba, pero su política exterior está tan dura como siempre.

En espera de las elecciones en Estados Unidos
Dos fechas parecen cruciales para el futuro inmediato de Cuba. Noviembre del próximo año, en que se elegirá a un nuevo presidente, y el anunciado, hace unos días, retiro de Raúl Castro de la Presidencia de la República de Cuba, en marzo de 2018.

De ganar él o la candidata del Partido Demócrata, lo más probable es que sigan los cambios encaminados a liquidar el embargo, claro está si la Cámara de Representantes y el Senado aprueban la derogación del mismo, que está en vigor desde 1961. En caso de ganar los comicios un republicano, cosa poco probable, se podría endurecen la política contra el gobierno de la isla.

En el caso de la anunciada no reelección del hermano pequeño de los Castro, todo indica que se prepara un relevo hacia un civil, Miguel Díaz Canel, actual vicepresidente de la República, aunque supervisado por las Fuerzas Armadas (FAR) y por el Partido Comunista de Cuba. El proceso aperturista en el ámbito político, según parece, va a ser más lento todavía que el económico.

Comentarios: koldocastillo@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s