HARTOS DE LAS FALSAS PROMESAS

Por Konaté Hernández

La sociedad está harta ante la falta de credibilidad de los políticos en los que ya no cree ni siquiera lo mínimo de las mentiras que dicen y prometen cada periodo de elecciones.

No obstante aun cuando nadie cree en falsas promesas de los candidatos de los partidos políticos se las ingenian de mil maneras para politizar todo aquello que esté a su alcance con la finalidad de obtener la mayor votación en las contiendas electorales, incluso hasta el grado de la desacreditaciones de sus adversarios, lo que les hace llevar hasta el hartazgo a una sociedad electoral de preferir abstenerse antes que ir a las urnas a emitir su derecho y cumplir con sus obligaciones.

Es lamentable ante esta falta de credibilidad que quienes aspiran a ocupar un cargo por elección popular prefieran mentir antes que llamar a las cosas por su nombre, lo que podría deberse entre otras cosas a que desconocen la responsabilidad de gran envergadura que asumirán de favorecerlos el voto o de plano mejor optan por ignorar tal compromiso con la sociedad.

Aunado a lo anterior las personas en quienes la sociedad ha confiado en otros tiempos tal como los sacerdotes católicos como los pastores de otras denominaciones religiosas antes que enseñar los derechos y obligaciones que la población tiene, prefieren hacer alianzas nefastas para mantener aletargados a los feligreses con la finalidad de obtener cuantiosas ganancias económicas o en especie tales como terrenos sea para sus templos o para provecho personal.

Tal parece que quienes a políticos como personal de vida consagrada como pastores y sacerdotes prefieren omitir el verdadero sentido de la encomienda que han asumido esto en el caso de los políticos, en el caso de los sacerdotes es inadmisible que tras largos años de estudio en los seminarios menores y mayores donde estudian entre otras materias filosofía y teología, cada una en un lapso de entre cuatro a cinco años, y que al momento de ser ordenados todo parece olvidárseles, sobre todo el sentido estricto del Evangelio, palabra latina que significa la Buena Noticia del Reino de Dios, no tan solo en el cielo sino en la tierra, asimismo esto nos lleva a entender que el Evangelio no es solo Anunciar sino también Denunciar las injusticias, de lo contrario se cae en el pecado de omisión es decir dicho en otras palabras se cae en la omisión.

Políticos, pastores y sacerdotes lejos de servir a la comunidad a la que se deben, lo único que hacen al asumir el cargo que se les ha conferido vía elecciones para los políticos y a través de la consagración para los de vida consagrada como sacerdotes e inclusive pastores, estos últimos creen que con medio conocer de cuestiones bíblicas, creen que pueden enseñar a los demás, cuando lo único que hacen es servirse de la investidura para allegarse de cuantiosas ganancias económicas, olvidándose de enseñar sus legítimos derechos y obligaciones a la feligresía de la cual viven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s