¿CRISIS DE EMIGRANTES?

Por N. Mario Rizzo M.

(Corresponsal para el Caribe de UNQR

LA HABANA.— Mientras en Cuba se celebraba el aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Santiago de Cuba inicia el Festival Internacional de Coros al tiempo que espera por la próxima presentación de Olga Tañón en la Plaza de la Revolución “Antonio Maceo”, y cientos de miles de Habaneros compran entradas para el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, otros miles de cubanos continúan varados en Centroamérica a la espera de las soluciones que los distintos países puedan dar a lo que se ha dado en llamar la Crisis de los Migrantes Cubanos.

Ya son 4500 los hacinados en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, país que se ha negado a continuar “haciéndose de la vista gorda” mientras migrantes cubanos caminan hacia el norte en busca de la frontera de los EEUU.

Hoy se conocía que otros 1200 están estancados en una aldea panameña de cuatrocientos habitantes en la frontera con Colombia, los cuales no disponen ni siquiera de las más elementales condiciones higiénicas.

Los compromisos adoptados en SICA + 4 eran individuales de cada país, por ello la cancillería Tica se afana en encontrar una solución para viabilizar la salida de esas personas que en su mayoría salieron legalmente de Cuba en vuelos hacia Ecuador y desde allí emprendieron una marcha que ya ha dejado al menos unos 40 muertos a manos de traficantes de personas.

Panamá trasladará a los retenidos hacia la capital, pero allí se iniciará un nuevo via crucis pues el objetivo de estos migrantes es únicamente los Estados Unidos de Norteamérica a pesar de que la gran mayoría de ellos pidieron visa para ese país en La Habana y les fue negada.

Ecuador, a pesar de su tradicional política de fronteras abiertas y respeto a la movilidad de las personas, decidió exigir visas a los cubanos que a su país viajaran e incluso reservarse el derecho de no admisión si al llegar no cumplían los requisitos acordados.

Cuba ha mantenido su política de recibir a todo migrante que haya salido legalmente del país, incluso a los médicos que han desertado en sus misiones a los cuales se les ofrece reinstalarlos en sus plazas originales, pero el llamado parece caer en oídos sordos. Los migrantes, al igual que millones de otros centroamericanos y caribeños que incluso no tienen las ventajas de que disfrutan los cubanos, sólo aceptan como meta los EEUU.

No son migrantes que huyen de las guerras, ni de invasiones foráneas, ni siquiera disidentes u opositores políticos, son personas convencidas por más de 50 años de propaganda de que sólo el sistema de vida americana los puede hacer felices y colmarles de cosas materiales que en Cuba son escasas, caras y a veces inaccesibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s