PUNTO DE VISTA

Por Fernando Segovia

Zetas, Pelones y Cofepris: tres mafias que dañan

Son muchas las quejas del accionar cómo se maneja COFEPRIS en el estado, pues hace sus revisiones y siempre encuentran faltas que en lugar de aplicarse la ley se cae en el consabido moche, para que el afectado pueda seguir funcionando. En Cozumel, los molineros como asociación se armaron de valor para denunciar al anterior representante en la isla, Josué Paredes Irizont, quien debido a ello fue removido de su cargo.

Parecería que el problema estaba solucionado, pero lo cierto es que la cuerda se rompió por lo más delgado, pues la corrupción es sistemática y quien se hizo cargo de cubrir la salida fue el Coordinador Efraín Sansores, gente muy cercana al Secretario de Salud, Dr. Juan Ortegón Pacheco.

La tónica siguió siendo la misma, hasta que por fin, por instrucciones de arriba se nombró a Flor Lara Mena, como responsable de COFEPRIS en la isla, con lo cual el coordinador regresaría a su posición, pero no ha sido así, sino que Efraín Sansores sigue haciendo inspecciones, cuando tiene quien lo haga, pero como circula dinero bajo el agua, pues no está dispuesto a dejar de accionar.

La COFEPRIS se ha convertido en una mina de oro en todo el estado, empresarios restauranteros y constructoras se han visto en la necesidad de tener a la mano el clásico moche, para poder llevar a cabo sus proyectos, pero ello a la larga provocara fuga de capitales, a otras entidades donde el problema no sea tan grave como aquí.

Lo peor es que las quejas recibidas por un servidor deben quedar en el anonimato, por temor a represalias y porque cada “negociación” la víctima es despojada de su celular para que no pueda tener evidencias.

A todo esto Flor Lara Mena se mantiene al margen, razón por la cual “estorba”, por ello no es raro que ahora que ha sido nombrada Presidente de la Unión de Licoreros, se maneje que hay conflicto de intereses, siendo que ella pertenece a esta Unión desde hace 20 años y que en su periodo anterior al frente de esta dependencia, cuando se llamaba REGULACION SANITARIA, nadie objeto el supuesto conflicto de intereses.

A los Zetas y Pelones, los combate el Ejército, la Marina, la PGR y todas las dependencias policiacas, pero la corrupción en la COFEPRIS ¿Quién la ataca?……..estoy seguro que el señor gobernador Roberto Borge Angulo tomara cartas en el asunto, pues la imagen del estado está en juego ante los inversionistas que deciden a apostarle a nuestro terruño.

Habrá que tomar en cuenta que destinos turísticos, como Acapulco, se han venido abajo por las mafias verdaderas y las peores, las disfrazadas como la COFEPRIS que son un lastre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s