ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

Ayer hablaba del servicio y el duro trabajo que costó a empresarios, trabajadores y gobierno el lograr un alto nivel de calidad en este renglón.

Es anecdótico lo siguiente: una vez que senté cabeza o me casé y venía mi hijo, charlando con el ginecólogo que atendió a mí esposa (así se usa el mí, y no encuentro forma de sustituir ese pronombre o expresión y aunque de ninguna manera describe posesión, tal pareciera que sí) sobre Cancún me preguntó ¿Sabe lo que me sorprendió de ese lugar?

Puse cara de sorpresa mientras pensaba en los colores del mar, las aguas trasparentes, los lugares turísticos por excelencia Xcaret o Xel-Ha y lo expresé, pero la respuesta fue: no.
Me dijo: -Lo que me sorprendió fue el servicio, todos eran muy amables, algo que nunca había visto ni vivido en otros lugares que conocí.

Entonces al final el sorprendido fui yo, nunca esperé esa respuesta y eso ocurrió hace ya casi cinco años y desde entonces no lo puedo borrar de mi mente, por la fortuna de haber contribuido con un granito de arena en lo que al doctor le había agradado de Cancún.

En fin el servicio es un tema apasionante y que se pueden llenar páginas sobre él, pero ya una vez aclarado este punto hay otro que me interesa trasmitir:

Se refiere al silencio sobre el beneficio que trajo la baja del costo de la gasolina a los que tienen un vehículo cualquiera que utiliza derivados del petróleo para funcionar.

Eso sí apuntamos rápido para criticar cualquier resbalón de Peña Nieto y no se es capaz de admitir un cierto beneficio.

En fin ahora esperemos que esa acción se traduzca en otras mejoras de los precios de productos que se transportan de otros lugares o de los servicios que utiliza la población diariamente.

Porque entonces ahí “la puerca puede torcer el rabo” y apuntar o señalar a muchos que no se dedican a la política, que no sólo no bajan sus precios, sino que hasta los suben y me refiero al empresario de cualquier tamaño, pequeño, mediano grande.

Esa medida de Peña Nieto debería traer una cascada benéfica para la población y es el momento de alzar la voz, para que eso realmente suceda.

Ahí sí no veo más que una falta de generosidad por reconocer y pichicatearle una buena decisión al presidente de México y a su equipo, hechos son amores y por eso se debería hablar mucho sobre este tema también.

Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s