OCHO POR RADIO

Por Carlos Calzado C.

El Malecón Tajamar, a propósito del Día Mundial de los Humedales.
-Qué ironía-

El trillado y casi ‘lugar común’ del Malecón Tajamar es, en los hechos, un magistral anzuelazo de la oligarquía, un tema que no se permitió ni siquiera manosear por ‘la escuadra en primera división A’ (o sea, la de ascenso)de la “administración” estatal –mucho menos de la municipal- y que logró sus objetivos al-pie-de-la-letra. Un asunto que en el fondo es uno de la mayor importancia y trascendencia para el destino, se convirtió en una deliciosa comedia y en un escaparate más impactante que la propia FITUR, sólo le faltaron los espectaculares que dijeran: “Bienvenidos a la Feria del Oportunismo Malecón Tajamar 2016”.

Y es que la tentación es demasiada para los incautos “luchadores sociales”, esos que se abrogan la autoridad, el respeto y hasta la trascendencia, los que, al mejor estilo priísta, corren con alguna figura trascendente más a mano a clavarle la hipodérmica y extraerle parte de la fama para publicar todas las fotos que puedan en sus blogs y “acreditado-responsables canales web ‘independientes’ de noticias”; así como neotlatoanis emergidos de la generación espontánea y aún y cuando sus tres milímetros de frente les permiten advertir que les utilizan, en nombre del ego y la trascendencia facilona, pues todo es válido.

El asunto es que, en nombre de las especies masacradas por la fuerza diesel, la natural respuesta a sus destacados papeles que incluyen lloriquear frente a las cámaras de televisión o mostrar incansablemente cuestionamientos al señor feudal ‘fatsócrata’ es: “demasiado tarde, muchas gracias, el manglar ha muerto”. Entérense que el último proyecto de reforestación con manglar ocupó ocho años para recuperar apenas unos cuantos metros cuadrados… Evidentemente, la lucha tendría que haberse dado antes, -qué casual y conveniente es que se genere esta discusión en año electoral…-

Y entonces tenemos a los “defensores del Malecón Tajamar” y con todo el respeto, buena voluntad y demás yerbas, la pregunta es: ¿defensores de qué?: ¿de los terrenos, las guarniciones y banquetas, el cadáver del manglar?, ¿de la Catedral de Nuestra Yunqueta Señora del Mar?, ¿de qué?

Pero el “esfuerzo” se constriñe al Malecón Tajamar, no hay propuesta más allá de lontananza que tiene su frontera apenas en la punta de sus propias narices y ello es justo lo planeado por la esfera de la ‘Oligarquía SA de CV’ y al final del día, estos grises personajes, ya se regodearon en sus cinco minutos de fama y algunos hasta se ‘aventaron’ sus sueños de opio (manoletamenrtal) aventurando una candidatura… -¡chaz!-.

Lo cierto es que esta comedia cumple con un objetivo fundamental: enterrar con lápida cual Panteón Jardín, el tema del crimen de lesa naturaleza que considera haber arrasado con el humedal que feliz habitaba la franja costera y lagunar desde Puerto Juárez hasta Puerto Morelos y más allá, los crímenes cometidos en el mismo tema específicamente en Puerto Morelos (en terrenos del Jardín Botánico, por cierto), la Riviera Maya y una buena parte del sur del estado, aún a pesar de lo que disponen las leyes en la materia. El lugar común –no menos terrible-, es que hemos devastado mucho más del 60 por ciento del manglar desde la década de los 70 en el siglo pasado a la fecha.

Y entonces, los “comunicólogos”, muy al estilo de la teoría de la “Comunicación de Masas” –aquélla que no tiene retorno, que se parece más a una propaganda nazista-, sugieren fomentar la “facileta mental” de la trascendencia temporal de los contrarios y el aislamiento de temas y relación directa de fenómenos que, al estudiarlos, pasan a ser consecuencias, la más evidente, la erosión de las playas, el aniquilamiento del Gran Arrecife Mesoamericano y la invasión del sargazo.

Este tema –el de la yerba muerta en las playas-, se ha convertido en la raja de mierda de la blanca trusa y aunque representa la posibilidad de aniquilar el destino turístico, la autoridad prefiere blasfemar sobre campechanas ocurrencias como: el mar del sargazo, el uso excesivo de fertilizantes en otras latitudes, entre otras payasadas del más bajo nivel.
Lo cierto es que ante la presencia de cada vez más materia orgánica, el nacimiento de algas aniquiladoras del arrecife (ante la abundancia de alimento se registra una explosión demográfica que asfixia y evita la fotosíntesis del arrecife), cierra su ciclo de vida flotando hacia las playas. Estas circunstancias apuntan a modificar radicalmente y de forma permanente el paisaje geográfico hasta hacer del destino turístico, un pueblo fantasma donde sus pobladores, dependientes de la riqueza generada de la prestación de servicios, pervivan en un ambiente hostil y estéril.

Lo interesante es que, nadie trató de fincarle responsabilidad a FECAL por el acto de corrupción que autorizó el exterminio del manglar de Puerto Cancún, ni fincaron responsabilidad a Félix González Canto, o al ‘payasito de la tele’, entonces presidente municipal de Benito Juárez (Greg) y a la directora de Ecología del mismo municipio, Graciela Saldaña Fraire por la venta ilegal de 200 hectáreas pertenecientes al Jardín Botánico de Puerto Morelos y por permitir que perviviera el proyecto que entonces se denominaba malecón Cancún, al cual hubieron de cambiarle el nombre pero extenderle la autorización de impacto ambiental para evadir lo previsto en el 60ter de la Ley Genera de Vida Silvestre; ni se hizo nada por el relleno de humedales en “Costa Turquesa” en Playa del Carmen.

En el Día Mundial de los Humedales, lo único que tenemos para presumir es el valemadrismo de propios y extraños sobre las consecuencias de la depredación pragmática en el estado de Quintana Roo, el mismo que apunta al exterminio en no más de dos décadas si seguimos como vamos. Desde luego que aspirar a acumular capital por la acumulación en sí misma tiene fundamento legal y hasta moral, lo que no tiene progenitora es acabar con el destino a pesar de sus crueles consecuencias sociales, económicas, culturales y demás.

Es el tema del exterminio de los manglares el que nos tiene en este grado de erosión y contaminación y eso que no hemos abordado el tema del 60 por ciento de las aguas puercas que están filtrando a los mantos friáticos, o sea, a los cenotes, ese es, por ende y consecuencia, otro tema digno de análisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s