OCHO POR RADIO

Por Carlos Calzado C.

-Escuche mientras lee: TheFuture, objetiva descripción del ramplón poder actual.
“Give me back the Berlin wall
give me Stalin and St Paul
I’ve seen the future, brother:
it is murder”.

Leonard Cohen

Tarde, muy tarde los simples mortales nos seguimos desgarrando poco más que las vestiduras en discusiones altamente bizarras y polarizadas. Es tan patético el asunto que temas como las creencias religiosas, el color de la piel y sobre todo, las definiciones chabacanas sobre quienes caben y quienes no en la estrecha esfera del poder enlutan la cotidianeidad del ser humano… Antropocéntricos.

La economía sigue siendo el eje central de la superestructura aún para los más reacios conservadores, la siguen considerando como el resultado único de los “esfuerzos” productivos del hombre… Antropocéntricos. Los mal llamados “recursos naturales”, la explotación consumista de los mismos, la enferma necedad de alterar la información genética: jugar a ser dios… peor aún, concebir una divinidad antropomorfa y más aún, barbado y de rubia cabellera, aferrarse a que aún los “extraterrestres” tendrían forma humanoide, es mucho patetismo.

El ser humano está condenado a desaparecer en esta su historia de unos cuantos segundos en este planeta. Los seres vivos que han cohabitado armónicamente miles de millones de años antes que esta simple expresión, -la más pobre desde el punto de vista de cromosomas-, han evolucionado al grado de soportar al peor depredador de la historia y no, no os equivoquéis, los manglares, los arrecifes y los demás seres vivos le sobrevivirán al antropocentrismo, el hombre no.

Un ejemplo: La generación X, aún recordamos con mucha nostalgia la durabilidad de las cosas que se compraban antes, la cultura “desechable” es una muy reciente y es tal, que todos los productos que se manufacturan en la actualidad están diseñados para tener una vida útil limitada, por ello, si una persona compra un teléfono celular por ejemplo, sabrá que éste será útil durante un año como máximo; que las partes de un automotor, sólo funcionará por el tiempo que la garantía determina y casi con la exactitud de un reloj suizo, días después de haberse vencido la garantía, dejará de ser útil.

La anterior es una descripción conceptual de consumismo y se suma a la necesidad inducida y al estatus que recrea el producto en cuestión y, ¿a qué costo? La manufactura de un producto considera, en los hechos, enormes cantidades de energía y de materia prima, la cual es extraída de los famosos recursos naturales. Cabe destacar de éstos, al agua.

Para quien se cree la ridícula afirmación de que, el problema de la explotación de petróleo se aminorará con el uso de combustibles alternos para mover vehículos, ignora la totalidad de productos que se hacen a partir del petróleo el cual, dicho sea de paso, no es renovable –no por lo menos en los próximos, digamos, mil millones de años-. “Ironic, do youthink?”, la raza petrificada después de muchos millones de años, será el petróleo del futuro… -jojojo-.

Pero si analizamos el crecimiento exponencial de la población humana, el consumismo, el exterminio de poblaciones vegetales y animales en aras de habilitar espacios urbanos, y la ulterior y consecuente contaminación, y mientras cucarachas, insectos asociados, ratas y otros mamíferos descomponedores; virus (ya existentes y los diseñados por el antropocéntrico ser humano) y bacterias trascienden fórmulas venenosas y metalpesados componentes, se adaptan a ellos y sobreviven a las siguientes generaciones, el ser humano sucumbe a sus propios experimentos, las nuevas pandemias, todas, son resultado de los experimentos del frenesí “todopoderoso” del patético ser humano…

Acabar con el entorno no es una demostración de poder o de espontánea iluminación de unos u otros, es la pornográfica, exhibicionista y vulgar expresión de la ignorante codicia de los bienes materiales, los que no caben en el túmulo.

Considerar que las condiciones generales del destino turístico seguirán siendo las mismas a pesar de tanta marranada es mucha droga en el sistema, digo, hasta un educando de primaria entiende que el daño crece hasta un punto del no retorno. Es tal la desparpajés de nuestros señoritos feudales que ya se considera que el señor Monsanto haga lo que mejor le plazca en el territorio quintanarroense, y pasa por alto catástrofes como el hecho de que la explotación pétrea en Calica tenga el ritmo frenético con consecuencias y todo.

El asunto es que, a la vuelta del tiempo, un destino que originalmente fue increíblemente hermoso, terminará en un espantoso lodazal. Todos los feudalitos trabajan de la mano con el “UglyPiggy”, acá en Playa por ejemplo, las playas se están erosionando (Shangri-la) en pleno centro de la ciudad gracias a los buenos oficios del Ayuntamiento quien permite al Gran Caribe Real que haga lo que le dé la gana con sus escolleras. Todos, absolutamente todos son cómplices, el funcionario público no se autogestiona, tiene patrón y al reyezuelo, los concejales no han hecho más que aplaudirle, este es otro tema que merece un espacio completo, por lo pronto, buenas noches.

“Ambition makes you look pretty ugly
Kicking and squealing gucci little piggy
You don’t remember
You don’t remember
Why don’t you remember my name?
Off with his head, man
Off with his head, man
Why don’t you remember my name?
I guess he does….”
Radio Head

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s