OCHO POR RADIO

Por Carlos Calzado C.

El suplicio de la súplica o, el arte de perderlo todo… hasta la dignidad.
“Mamá, soy ‘Cortito’…”

Escuche mientras lee: “I getnockeddown”, muy buen ejemplo de la autocompasión, tremenda rola noventera de Chumbawamba:
“I get knocked down
But I get up again
You’re never going to keep me down
Pissing the night away
Pissing the night away…”
Chumbawamba.
Todo indica que ha llegado la hora de hacer cuentas, ¿no? En más de una ocasión, la administración municipal de Solidaridad ha cubierto, una y otra vez las raterías de la administración del “cortito” de dimensiones generales, Filiberto Martínez, y todavía harán unos dos meses, policías a quienes usted y yo les pagamos el sueldo, custodiaban su casa, y como diputado, el “cortito” de capacidades generales sigue siendo el único que presume el dispendio de ser custodiado por tres camionetas blindadas y de lujo, con cualquier cantidad de ‘guachomas’ armados… -me pregunto si, ¿será necesario pagar dispendios como estos, pero sobre todo, el del servicio de protección y entretenimiento?-

Filibertito, como buen esbirro, acostumbró expulsar periodistas de sus conferencias de prensa, sobre todo a aquéllos capaces de formular preguntas, peor aún, cuestionamientos. Su dispendio opacó la imagen de sus mecenas –los Joaquín- y orilló a la comuna a adquirir su mayor endeudamiento histórico, claro, se lo autorizó Mauricio a nombre del reyezuelo ¡Fatso!, “se lavan sus caritas con agua y con jabón…”

Y entonces, ahora, cuando Mauricio ha tenido la necesidad de asumir los incumplimientos de la administración del “cortito” de estatura general, habría que preguntarse: esta es la guerra; lo que está en juego es mucho más que la alternancia en el poder; Mauricio Góngora, ¿valdría la pena seguir cubriendo a tan “cortito” personaje?, ¿o sería momento de dejar que cada quien rinda cuentas de sus facilerías?

Por lo pronto, el revanchismo y las facturas políticas que acostumbra cobrar el “guzgo” reyezuelo tienen contra la pared al “cortito”; y se trata de un escarmiento público, de poner en claro hasta dónde es capaz de llegar Borge en el ejercicio del poder y claro, al “enano” no le pesa perder hasta la dignidad… si es necesario suplicar, suplicará: <<¿algo más señor feudalito?>>.

Aquí una cita que ni mandada a hacer de la inspiración del Maese Salvador Díaz Mirón:
«Buscando comida,
revuelvo basura.
Si pido limosna,
la gente me insulta,
me agarra la oreja,
me dice granuja,
y escapo con miedo
de que haya denuncia.
Mamá, soy Paquito;
no haré travesuras».

Por otro lado,
Existen personajes quienes consideran que se puede hacer poesía de una nota periodística; Spalding Grey decía que bastaba con analizar a mayor profundidad los hechos, lo que evidentemente le restaría la oportunidad a una nota periodística por ejemplo; pero aun atendiendo a la objetividad de los hechos, la creatividad en la escritura puede llegar a la poetización. En ello pensaba entre las estrechas paredes de un sanitario donde, a falta de higiénico, se insinuó suplirlo con la página 55 del Quequi de fecha 6 de febrero de 2016, pero antes le hice el honor, leyéndolo.

“El Decano del periodismo estatal”; lo cierto es que sintomático de la realidad periodística en Quintana Roo; en su página dedicada a la nota de última hora, sección que denominan “Al Cierre” cabecean: “Arriba a Playa el nuevo avión presidencial”.Aún presa de la sorpresa, me atreví a padecer el primer párrafo porque pensé que habría sido un error en el cual, el editor, esclavo del aceite de tetracanabinolhabría cambiado el sentido de la nota al cabecear tal estupidez; pero no fue así, el remate del primer párrafo confirma que la humazón se extendía para esas horas en todo el edificio: “… salió del hangar presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) con destino a Playa del Carmen, Quintana Roo”.

No soy capaz aún de jerarquizar alguna de las aristas de la estupidez… un aeródromo que cuenta con una pista de ¡apenas 715 metros!..un aeródromo que como tal, sólo mantiene comunicación básica con las avionetas y helicópteros que lo usan vía radio… desde las oficinas de Plaza Paraíso, trato de imaginar un despegue de un Boeing 787 Dreamliner en dirección hacia el noreste, ¿¡ será que la punta del ala derecha no vaya a mochar el edificio?!, pero sobre todo, según las fichas técnicas de Boeing, un aparatejo de estos requiere, cuando menos, 3mil 140 metros para aterrizar; 3.14 kilómetros… que la envergadura del avioncito es de ¡60metros!, esto es, seis avionetas Cesna colocadas una junto a otra; hacer aterrizar a uno de los mayores aviones en el mundoen una pista de apenas 40 metros de ancho…en fin.

Este no es un hecho aislado, esos errores son cotidianos y pasan por la vista de todos en los periódicos de Quintana Roo; el “reportero”, el “corrector”, “el editor”, “el diseñador”, “la jefa de redacción”, “la jefa de información”, la dirección, el propio Pepe, en fin…petético.
Buonanotte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s