Greg, Julián, Filiberto y Ludivina; regresan por lo que dejaron

Por Konaté Hernández

CANCÚN.— Mientras que la mayoría de los candidatos a diputados que aspiran a ser “representantes ciudadanos” son unos ilustres desconocidos, los conocidos que aspiran a presidencias municipales generan desconfianza por las pésimas gestiones administrativas que han encabezado, como Gregorio Sánchez, Julián Ricalde, Filiberto Martínez y Ludivina Menchaca.

FilibertoLos cuatro personajes pasarán a la historia por el dispendio público, pues todos han tenido problemas por los enormes déficits que dejaron al frente de sus gestionesGreg, Julián, Filiberto y Ludivina; regresan por lo que dejaron

Son tristemente célebres y aún así han regresado a la escena política, tal vez pensando que en unos pocos años la memoria de los electores se diluye en el olvido.

Los dos primeros ya fueron presidentes municipales de Benito Juárez y dejaron a Benito Juárez en la quiebra y en medio del escándalo, al igual que Filiberto Martínez en Solidaridad, y no obstante ello este último obtuvo una curul en el Congreso del estado y ahora aspira a dirigir el municipio que dejó hecho polvo.

Ludivina Menchaca, por su parte, militó en el Partido Verde, que la hizo senadora y después delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), donde su gestión se caracterizó por aplicar la ley de manera parcial y ponerse al servicio de los intereses de los grandes inversionistas, en detrimento de las áreas naturales y amplias zonas de manglar en el estado.

Llama también la atención que han sabido ser acomodaticios, de acuerdo a sus ambiciones políticas, pues Gregorio Sánchez pasó por el PRD, PT y ahora se presenta como abanderado del Partido Encuentro Social. Julián Ricalde regresó al PRD luego de haberse hecho independiente, aunque solo por un corto periodo desde el año pasado, hasta que se acercaron los tiempos electorales y decidió convencer al dirigente nacional del sol azteca, Agustín Basave, que era el personaje idóneo para encabezar la alianza PAN-PRD en Benito Juárez.

Por su parte Ludivina Menchaca, después de haber pertenecido al PVEM y al ver que no tenía ninguna posibilidad de aspirar a un “hueso” se cambió a Movimiento Ciudadano, que la postuló como su candidata en Puerto Morelos, donde podría colocarse en una regiduría para así seguir viviendo del presupuesto.

Ante este panorama los se muestran incrédulos y ya no creen en falsas promesas ni en políticos mesiánicos que pregonan tener la varita mágica pero que carecen de ideología.

A los candidatos se les ha visto efectuar recorridos en las principales avenidas donde concurre la gente trabajadora con el fin de saludar a la gente al momento de abordar su transporte para trasladarse a sus áreas de trabajo. Sin embargo estos candidatos tendrían que evaluar la eficacia de repartir volantes, pues los electores al poco rato de recibirlos, los tiran a la basura.

Mientras muchos ciudadanos expresan sus inconformidades principalmente a través de las redes sociales, los candidatos son incapaces de escuchar a una sociedad que tiene hambre y sed de justicia, que ha llegado hasta el hartazgo ante tantas promesas que tan pronto acceden al poder dejan sin efecto para dedicarse al pago de favores, como ya es habitual a los “amigos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s