Dirigentes del PAN y PRD detrás de los huesos

Por Konaté Hernández

CANCÚN.— Prevalece Desconcierto total al interior de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), debido a que sus dirigencias pretenden acallar a las voces discordantes, que manifiestan su rechazo a la pretensión de acceder al poder con la prepotencia y arrogancia que siempre los ha caracterizado.

Alicia-julianEsta situación es lamentable si se toma en cuenta a quienes han gobernado Cancún, con actuaciones pésimas al frente del Ayuntamiento de Benito Juárez, en el caso del PRD con Gregorio Sánchez Martínez (2008-2011) y Julián Ricalde Magaña (2011-2014), mientras que en el caso del blanquiazul estuvo al frente del país por dos sexenios y utilizó de una forma burda a la ciudadanía para acceder al poder y servirse con la cuchara grande para su beneficio y el de sus “cuates”.

Las dirigencias en Quintana Roo del PAN y PRD muestran su lado más intolerante y totalmente ajenos a la sociedad, a la que deberían servir pero en lugar de eso se dedican únicamente a sumarse a las candidaturas de los hermanos Julián y Alicia Ricalde, de muy malos recuerdos a su paso al frente de los ayuntamientos de Benito Juárez e Isla Mujeres, quienes por haber nacido en Isla Mujeres creen que les corresponde por derecho gobernar en sus respectivos feudos, pero cuyo objetivo sólo es servirse con la cuchara grande.

Prueba de esto es la campaña actual que finalizará en la jornada electoral del 5 de junio, para renovar la gubernatura, 11 Ayuntamientos y 15 diputados por mayoría relativa más 10 de representación proporcional, donde panistas y perredistas lo único que han hecho es dedicarse a repartirse los diferentes cargos por elección popular sin tomar en cuenta la opinión de sus propios militantes, a quienes les piden que dejen de avivar el “fuego amigo”, en una clara muestra de sometimiento hacia quienes piensan y opinan diferente.

Y si lo anterior es con los propios miembros de ambas instituciones políticas, estos se cuestionan qué no harán con la ciudadanía que externe sus opiniones en contra de panistas y perredistas, muestra de ello es que cualquier persona miembro o ciudadano que externe opiniones contrarias al proyecto de ambos partidos de manera inmediata será etiquetado como opositor o peor aún, como infiltrado de otra fuerzas políticas.

En virtud de lo anterior los miembros de ambos partidos se encuentran desconcertados ante tal situación, debido a que se sienten reprimidos y amordazados por las injusticias de quienes se dicen sus representantes partidistas, así como de quienes pretenden ocupar un cargo de elección popular en los comicios electorales a costa de lo que sea, sin importarles pasar por encima de la integridad de nadie y menos aún de respetar la libre expresión de quienes piensan y opinan diferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s