ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

Las diversas campañas en las redes sociales y en especial Facebook.

Hace tiempo, más o menos un año, un grupo de personas dio inicio a una campaña en contra de los que tenían una mala ortografía.

Quiero pensar que su objetivo era que las personas, sobre todo los jóvenes corrigieran ese defecto.

La pregunta es para los obsesionados con la ortografía ¿Lograron su objetivo? La respuesta es un ¡No! Rotundo, fracasaron.

Lo que sí lograron lo reduzco a dos hechos, el primero fue que los jóvenes principalmente y personas de todas las edades se alejaran de Facebook, la segunda es que volvieron aburrida esta aplicación, ahora acaparada por los intelectuales ortográficos, que normalmente se dedican a pegar y compartir fotografías de perritos y todo video en el que aparecen personas que hacen algún tipo de ridículo, eso les encanta.

En la parte de comentarios podemos encontrar a una parte de los que tienen mala ortografía.

Lo que más extraño es el punto de vista de esos muchachos de ambos sexos en torno a temas como los deportes y sus peleas por defender los colores de su equipo preferido, la presumidas de la novia o el novio que tenían, sus confesiones de amor eterno, sus peleas y separaciones en fin la frescura juvenil.

Hoy tengo un grupo de intelectuales orgánicos, luchadores sociales en línea, politólogos, amantes de erotizar la pupila con mujeres hermosas, compartidores de memes y un buen número de noticias, en conclusión un periodismo feisbuquero,

Lo mismo acontece con los que hacen campañas electorales y la pregunta es la misma ¿Lograrán su objetivo?

Facebook no es un juego, es una responsabilidad, antes decía que al menos los jóvenes ya escribían y participaban activamente en diversos temas hoy desafortunadamente fueron arrojados al WhatsApp o al Messenger (in box).

Un grupo importante para los políticos quedó fuera de su alcance, al igual que para los revolucionarios digitales.

Ahora se dan a la tarea de buscar números de teléfono para poder llegar a esos segmentos de la sociedad.

Sí bien las redes sociales posicionan candidaturas y orientan votos, por las malas estrategias la forma de hacer política, la tradicional de casa por casa y a través de los medios de comunicación tradicionales sigue teniendo vigencia y más importancia que el internet.

Para los que acertaron en su política de redes sociales se ahorraron el gastar en ños famosos pendones o carteles, los que no, tiene que invertir una lana para darse a conocer.
Hasta mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s