ICONOCLASTA

Por Moisés Valadez Luna

Ayer refería a la tentación culinaria de comer tacos, un ingrediente que brinda el éxito a muchos negocios dedicados a vender ese alimento son las salsas.

Para ello el chile es el elemento más importante.

Hay una gran variedad de chiles, dentro de mis preferidos está, desde luego, el Habanero, desde que lo consumo crudo, a mordida limpia, el Melox, Ranitidina y Omeoprazol pasaron a la historia.

El poder curativo del chile, al menos en mí persona, está más que comprobado.

Hoy me tocó comer uno de los más raros y tal vez el más pequeño de ellos: El Chiltepín.

En cuanto a lo picoso ahí se la lleva con el Habanero, sólo el llamado “Cubano” creo que sigue en el primer lugar.

Están los chiles dulzones, como el Pimiento Morrón, que es un componente esencial en las salsas para verduras o aderezos, como la Mil Islas,

Los curtidos que se volvieron indispensables por la forma tan fácil de almacenar y obtener, de esos prefiero el Serrano por encima del Jalapeño.

¿Cómo será de importante en la dieta del mexicano el chile? Que hasta al PN, no al Producto Nacional, como decía la maestra de estadística, que hacía que mis esfuerzos por contener la risa fueran increíbles cada que mencionaba al PN, me refiero al pene o aparato reproductor masculino.

Hablar al “chile” significa decir la verdad sin rodeos.

En fin, uno no puede imaginar un pozole sin el uso del chile guajillo o la “pancita” (menudo, como se le conoce en muchas partes del país, creo que el término “pancita” es casí de uso exclusivo del chilango.

Alguna vez una mujer decía que era tal el escándalo por el PN y que pensaba que no era una pieza que pesara más de 100 gramos de carne.

¡Cuánta razón tenía! Ella al referir todo el escándalo que se hace por un pequeño trozo del cuerpo del hombre, cuánta tinta, cinta y audio no se ha invertido en torno al tema de la sexualidad y lo mismo aplica, agregaría un servidor, ante un orificio femenino, por nombrar la práctica más conservadora.

Bueno ya en el tema del chile, uno de mis platillos favoritos son los capeados y rellenos de queso, aunque algunos prefieran los de picadillo, eso sí en un caldo de jitomate ligero.

Con el fin de cerrar la presente, una pregunta que fue muy difícil de contestar ¿Cuál es la diferencia entre el chile Jalapeño y el chile Ancho?

Me dejaron pensando mucho tiempo y no la pude contestar, la respuesta es: El chile Jalapeño pica, entonces se quedaban callados con el fin de que uno preguntara ¿Y el Ancho? Entonces el bromista contestaba: -Pues el Ancho no entra.
Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s